Análisis del periodismo especializado (II)

Periodismo Especializado en las Universidades andaluzas

Los estudios oficiales de periodismo dentro de nuestra comunidad autónoma se desarrollan en las Universidades de Sevilla y Málaga. Durante el periodo de Licenciatura, Sevilla ofrecía ya Periodismo Especializado en el cuarto curso con nueve créditos LRU. Con el nuevo Grado Oficial Universitario en Periodismo, el plan de estudios cuenta ya en la actualidad con la asignatura obligatoria de Periodismo Especializado en el segundo año de la carrera, con seis créditos ECTS.

Igualmente los alumnos pueden acceder durante el tercer año a tres asignaturas optativas relacionadas como son: Periodismo de Tribunales y Sucesos, Periodismo Cultural, Periodismo Deportivo, Periodismo de Viajes y Periodismo Social y Educativo.

En lo referente a la Universidad de Málaga, está cuenta en el tercer curso con la materia obligatoria de Teoría y Práctica del Periodismo Especializado. Además, los alumnos pueden optar por Periodismo y Construcción Europea, Periodismo Político y Económico y Periodismo Ciudadano y Redes Sociales. Ya en cuarto curso también están las optativas Periodismo Científico y Medioambiental.

En el análisis sobre la situación del Periodismo Especializado en las Universidades españolas, editado por Francisco Esteve Ramírez y Juan Carlos Nieto Hernández con el título de “Nuevos retos del Periodismo Especializado” llegan a varias conclusiones, entre las que destaco estas:

• La existencia de un nuevo panorama de Facultades de Comunicación en todo el territorio español con nuevos planes de estudio adaptados a la nueva realidad muy diferente al de hace veinte años.
• Nuevos retos desde la especialización periodística. Entre otros, retos de naturaleza ética, formativa y profesional.
• Las Ciencias de la Información siguen perdiendo la oportunidad de unificar criterios y avanzar en calidad y en la formación de profesionales de la información especializada.

primera-nuevos-retos-con-marco-2-266x400

Ramón Santos

Enlaces de interés relacionados:

Universidad de Malaga: https://www.uma.es/

Universidad de Sevilla: http://www.us.es/

Nuevos retos del Periodismo Especializado (Libro): https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=56920

 

Anuncios

Análisis del periodismo especializado (I)

Antecedentes

Periodistas como el británico Gordon Linacre ya tenían claro en los 70 que la evolución del periodismo, especialmente en prensa escrita, pasaba por remodelarse y crear nuevos espacios para los lectores.

Una década antes el periodismo había sufrido un bajón debido en gran parte a la aparición en la escena social de la televisión que acapara el foco de atención del gran público.

Las secciones de interés especializado que proponían profesionales como Linacre serian a la postre el embrión del Periodismo Especializado que hoy reconocemos. Montserrat Quesada, catedrática de Periodismo Especializado afirma que el periodismo explicativo, predominante en los años 60, es la base que desarrollaría el periodismo especializado de la siguiente década.

La sociedad estaba cambiando y el periodismo debía hacerlo en paralelo, no podía quedarse atrás. Nacen nuevas tendencias y surge el lector ávido de más información de tipo científica. En este contexto nace el periodismo especializado que va tomando forma conforme avanza en el tiempo y motivado por las circunstancias sociales que imperan.
En una línea cronológica la evolución del periodismo especializado se podría resumir así:

Años 40: Solo los temas relacionados con la economía (la bolsa especialmente) seguido de temas políticos, eran tratados de forma más extensa.
Años 50: Surge una tendencia al periodismo interpretativo y explicativo.
Años 60: Muchos periódicos amplían secciones dedicadas a salud, medioambiente, etc.
Años 70: Nace la necesidad imperiosa de crear un sólido periodismo especializado. Un periodismo de profundidad y rigor que se expande por Europa y Estados Unidos pero no en España.*
Años 80: La llegada de los grupos de prensa extranjeros a España favorece el incremento de publicaciones temáticas.

*Durante los años 70 en España y debido a las circunstancias políticas con la dictadura en su apogeo, este tipo de periodismo no termina de cuajar y además las editoriales españolas no estaban por la labor y a lo más cercano o parecido era el lanzamiento periódico de suplementos temáticos que además eran encargados a colaboradores especialistas no a periodistas especializados.

En el panorama de la evolución del periodismo especializado en nuestro país, es obligado citar cuatro nombres. Pedro Orive, Concha Fagoaga, Javier Fernández del Moral y Francisco Estévez. Los dos primeros marcaron las pautas durante los años 70 recalcándolas en libros como “La especialización en el periodismo” publicado en 1974. Los otros dos seguirían la estela evolutiva de la nueva materia durante los años 90.

Así definía el concepto de periodismo especializado uno de los primeros periodistas que escribió sobre ello en España, Pedro Orive:

“La especialización periodística es aquella concepción que presenta la realidad tal y como acontece, y que, a su vez, promueve una interpretación con profundidad de los acontecimientos, acomodando el lenguaje del medio de comunicación colectiva utilizando conocimientos y necesidades de la audiencia”.

 Existen otras tantas definiciones acerca del periodismo especializado pero nos quedamos de momento con esta y otra más del primer catedrático de Periodismo Especializado en España, Javier Fernández del Moral:

“Estructura informativa que penetra y analiza la realidad a través de las distintas especialidades del saber, la coloca en un contexto amplio que ofrezca una visión global al destinatario y elabora un mensaje periodístico que acomode el código al nivel propio de cada audiencia atendiendo a sus intereses y necesidades”.

Entendemos entonces que, simplificando, es fundamental y obligado tener unos conocimientos previos de la materia de la que vamos a informar (ámbito especializado), es importante tener claro a qué tipo de área pertenece esa materia (contexto primario). Asimismo es preciso saber qué relevancia puede tener socialmente, ¿a quién interesa el tema? Y también con qué otras temáticas pueden estar relacionados (contexto externo). Y finalmente está el hacer posible que el contenido pueda ser entendido por la mayoría.

tuc3b1on.jpg
Amparo Tuñón

Amparo Tuñón, catedrática de Periodismo Cultural de la Universidad Autónoma de Barcelona, enumera una serie de objetivos a tener en cuenta dentro del periodismo especializado. De todos ellos, dos son fundamentales, estos son: aumentar la credibilidad de los medios y los profesionales y mejorar la calidad de la información periodística. Sobre el segundo de los objetivos ya hay tendencias novedosas que ayudan a fomentar un periodismo de mayor calidad, se trata del denominado slow periodismo.

Escribía en mi bitácora (blog) que una misión destacable en el periodismo es la de ayudar al público a entender las situaciones. Ante la rapidez de los acontecimientos y la avalancha de información, la gente se pierde y busca a quien le de la información lo más fiel y completa posible. (Del artículo “Resumiendo a Kapuscinski” publicado el 25 de enero de 2018. Bitácora: jramonsantos.wordpress.com)

Vivimos efectivamente en un mundo de prisas donde la sobreinformación produce desinformación. El periodista especializado a diferencia del periodista generalista posee una larga experiencia en la materia a desarrollar y algo muy importante, siempre está aprendiendo y ampliando conocimientos. Sobre esto último añado un pensamiento del maestro Kapuscinski:

“Es esta una profesión muy exigente. Todas lo son, pero la nuestra de manera particular. El motivo es que nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día. No podemos cerrar nuestra oficina a las cuatro de la tarde y ocuparnos de otras actividades. Este es un trabajo que ocupa toda nuestra vida, no hay otro modo de ejercitarlo. O, al menos, de hacerlo de un modo perfecto”.

Ramón Santos

Enlaces relacionados con el artículo:

Linacre: https://www.holdthefrontpage.co.uk/2015/news/war-hero-who-went-from-trainee-to-director-dies/
Quesada: http://www.revistalatinacs.org/068/paper/983_Malaga/cv2.html
Orive: http://sociedadcantabradeescritores.es/copia/index25c90.html?id=ASQQDSADGHDGSAHDGDGHSAGEWRDHSHAG&idp=255
Fagoaga: https://www.ucm.es/investigacionesfeministas/historia
Del Moral: https://www.cuv3.com/2014/03/10/lo-importante-es-actuar-siempre-segun-el-codigo-etico-del-buen-periodista/
Estévez: http://www.elche.me/biografia/esteve-ramirez-francisco
Tuñón: http://www.unedtudela.es/noticias/noticia/1624
Kapuscinski: https://jramonsantos.wordpress.com/2018/01/25/resumiendo-a-kapuscinski/

E-Comunicación

Vivimos en plena era de la sociedad de la información con la E-Comunicación. En realidad el ser humano siempre ha vivido en un estado social comunicativo, pero ahora, de forma flagrante, andamos sumergidos en la e-comunicación, un torbellino de información del que nadie escapa. Y como todo en la vida, esta situación tiene sus pros y sus contras.

Veamos esas ventajas e inconvenientes:

Las nuevas tecnologías e Internet conforman el nuevo panorama al que nadie puede negarse en la sociedad de la información. Si bien la e-comunicación nos proporciona rapidez y agiliza nuestro trabajo informativo, también tiene tendencia a la sobreinformación y al mal uso por el escaso control.

A través de los foros, blogs, chats y redes sociales, el internauta es capaz de interactuar ofreciendo datos y recibiéndolos, aportando y compartiendo experiencias, una retroalimentación informativa muy potente. Por otra parte, nos encontramos con el riesgo de bulos, de fakenews, falsas informaciones ofrecidas mayoritariamente por usuarios no profesionales de la comunicación.

Sin embargo, es indudable que la e-comunicación hace posible ampliar los horizontes dentro del plano informativo y los medios deben saber adaptarse a la nueva situación. Por otra parte, resulta inevitable el intrusismo periodístico que resta credibilidad a las noticias, ya que cualquiera con acceso a la red puede ofrecer información. El problema aquí comienza cuando la información no es contrastada, requisito principal para todo periodismo serio.

El periodismo se hace digital y encuentra en este campo mayores posibilidades para la inmediatez periodística y la recogida de datos. Además, y centrándonos en los medios de comunicación y el mundo del periodismo la segmentación de las audiencias se hace inevitable para poder sobrevivir. Ofrecer información a la carta se hace indispensable para crear audiencias fieles.

Con la llamada brecha digital aparece un nuevo concepto que delimita a quienes tienen acceso a Internet y quienes no.

En este último sentido se debe de tener en cuenta también un factor predominante como es la llamada Divisoria digital. Si con la brecha digital hacemos una diferenciación entre los que pueden permitirse un contacto con la red y los que no, al hablar de divisoria digital nos referimos al uso de Internet como una herramienta para crear nuevas oportunidades pero por otro lado, un elemento generador de desigualdades sociales.

Autores como el sociólogo Manuel Castell afirman que un crecimiento desmesurado en esa divisoria digital podría desencadenar una crisis multidimensional que afectaría a todos los sectores sociales establecidos.

Ramón Santos

woman-1446557_1920.jpg

 

Slow Periodismo vs Titulares rápidos

Ese slow journalism, en castellano periodismo lento es una de las claves quizás para contrarrestar ese otro periodismo basado en la inmediatez que tanto prolifera hoy y que tiene como resultado una cierta bajada del nivel de calidad en periodismo.

Para definir este tipo de periodismo que desde finales de la década del 2000 viene pisando fuerte, hay quien lo determina como periodismo narrativo, periodismo de investigación, incluso como nuevo periodismo, periodismo alternativo o sencillamente, periodismo especializado.

Sea como fuere, el caso es que su tendencia narrativa esta en el formato largo con géneros como el reportaje en profundidad, el ensayo, la crónica o la entrevista. Pero no todos los artículos largos son Slow Periodismo, ni si quiera tiene un número de palabras obligatorias. Slow Periodismo es un compendio de factores: narración, análisis, profundidad, contexto, tecnología, diseño, creatividad, provocación, novedad… todo junto.

¿Hay demanda de periodismo lento?

Sí, la hay. Es un periodismo costoso pero que tiene un perfil de lector que busca un tipo de información más reposado y analítico. La especialización en un determinado campo le da un valor añadido a la información porque aporta esa calidad demandada.

Y de repente, la red ya no es un obstáculo sino todo lo contrario, uno de los lugares perfectos bajo demanda en aumento donde hacer crecer este tipo de periodismo que por otra parte no es nuevo, sino que simplemente se ha adaptado. Recordemos que ya desde mediados de los años 40 irrumpía un periodismo explicativo, interpretativo en definitiva, un periodismo en profundidad que seguiría su evolución hasta hoy.

Estos son algunos de los proyectos periodísticos que se han embarcado en la aventura del slow periodismo en España, algunas en papel o en digital y otras en ambos soportes:

Jot down http://www.jotdown.es
La marea http://www.lamarea.com
Yorokobu http://www.yorokobu.es
Periodismo humano http://www.periodismohumano.com
Frontera D http://www.fronterad.com
Diagonal http://www.diagonalperiodico.net
Tinta libre http://www.infolibre.es
Ballena blanca http://ballenablanca.es

Dos de los inconvenientes o retos con que se enfrenta el slow periodismo en estos momentos, son por un lado la financiación y por el otro la fidelidad de los lectores. Sin embargo, este tipo de periodismo viene a completar un vacío de calidad reclamado por la mayoría de los profesionales en unos tiempos donde aún sigue primando la lectura fácil de titulares cortos.

En España prevalece la opción de la lectura rápida frente a la búsqueda de análisis y reflexión. Quizás la solución pase por buscar una mezcla entre lo digital y lo impreso. La fórmula para acertar en materia de consumo de información todavía no existe con garantías del 100 %. de éxito. Es un debate abierto del que hay mucho que hablar…

Ramón Santos

Echando un cachito

Ramón Santos
Foto de ABC DE SEVILLA
Imagen publicada en ABC

Hace unos años tuve el placer de coincidir en mi vida con una persona de esas que te deja una impronta perdurable, Antonio Moreno Andrade. Ambos nos embarcamos en una aventura radiofónica con la grabación de todos y cada uno de los capítulos de su obra “Chiclana en la memoria”. En el libro, a través de sus páginas Antonio nos lleva hasta la Chiclana de su niñez. Nos habla de la feria de Chiclana, la vendimia, la Navidad, los colegios, del canario, el directo, del Hogar del Camarada, de la Alameda, el fútbol o los toros. Pero también del levante, de la playa y de los aguaores. En definitiva, de todo aquello que sigue vivo en su fresca memoria. Y así es como en la radio surgió como novedad y añadido a la obra en papel, el formato de audio con la propia voz del autor. El resultado no quedó mal y al menos como experiencia fue todo un placer. Este libro de Antonio Moreno fue lanzado en los años 90, de él guardo un ejemplar con dedicatoria incluida.

portadalibroRecién estrenado el nuevo milenio nuestro protagonista sacaba a la luz su libro “Echando un cachito”. (Por cierto aún hay ejemplares disponibles en la librería Navarro). El euro llevaba un año en nuestras vidas y por unas pocas de esas novedosas monedas podíamos conseguir un libro cuyo contenido va más allá de lo divulgativo, que lo es, sino también un testamento en toda regla de la geografía lingüística chiclanera y andaluza.

Escribía Dionisio Montero Valenzuela en el prólogo del libro: “Estamos, sin duda, ante un libro que recoge una parte muy importante de nuestro pasado y que, de no ser por el cariño que Antonio Moreno Andrade sabe ponerle a todas las cosas de su pueblo, hubiera caído en un olvido imperdonable y lo que hubiera sido aun peor, imposible de subsanar”.

echandoComo bien reza en el subtítulo de la obra se trata de un “Diccionario apócrifo chiclanero” esto quiere decir que no está sujeto a ningún canon, pero el propio Dionisio Montero afirma en su prólogo lo siguiente a este respecto: “En cuanto a ese adjetivo de apócrifo, me permito disentir un tanto con el autor. Yo diría que estamos ante un diccionario que, aunque no todo lo extenso que suelen ser las obras de este tipo, es más bien un diccionario de autoridades”.

Sea como sea, mi intención no es otra que la de dar a conocer este trabajo porque, entre otras razones, creo que merece la pena siempre cuidar, mimar y resguardar nuestro tan rico patrimonio cultural, en este caso lingüístico.

Antonio Andrade le puso cariño a su obra, no nos cabe la menor duda. Una obra que le dedica especialmente a Antonio Martínez Martínez (Chicharito) barbero de profesión de la calle Vega, al que conoció junto a otras personas y de quienes en esos “cachitos” de conversación aprendió tanto de la vida y nuestras costumbres.

De la A a la Z, de abuchear a zacabó, pasando por migajón o chiguato, “Echando un cachito” es un libro de consulta interesante que todo chiclanero debiera tener en su casa para de vez en cuando sacarlo de la estantería y echar un cachito con los amigos o familiares recordando un patrimonio del que debemos estar muy orgullosos, nuestro lenguaje del cual somos usuarios y dueños.

PD: Antonio Moreno Andrade, Jubilado desde 2017, ha sido juez toda su vida. Desde 2004 fue presidente de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA. Su último trabajo literario fue la novela “La sombra en el patio”.
El libro “Chiclana en la memoria” fue editado por el Ayuntamiento de Chiclana y Diputación de Cádiz en 1996 y “Echando un cachito” pertenece a la colección Chiclana VII Centenario. Editado en 2001 también por estos dos organismos citados.

Enlaces relacionados:

Al programa dedicado en la radio: www.ivoox.com/tiempo-radio-25-11-13-audios-mp3_rf_2587333_1.html
A la web de librería Navarro: www.navarrolibreria.com/libro/echando-un-cachito-diccionario-apocrifo-chiclanero_142989

1923-2018: 95 años hablando contigo, la radio

La Radio en España comienza a andar el mismo año en el que nace la prestigiosa revista Time y se lleva a cabo la primera conversación transatlántica por radio, el mismo año en el que un tal Howard Carter descubre la tumba de Tutankamón en Egipto, el mismo en el que Hitler y miembros del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán intentan un golpe de estado que resulta fallido, el llamado Putsch de Múnich. Es el año 1923.

En España el 13 de septiembre de aquel 1923 el general Primo de Rivera suspenderá la Constitución, disolverá el Parlamento e instaurará la que será la primera dictadura en España. Pero nuestra efeméride estrella, la que ha motivado que me ponga a escribir sobre ello, es el nacimiento de la Radio en nuestro país. Se cumple nada más y nada menos que 95 años de aquellos primeros pasos en el aire. La aventura de la radiodifusión en nuestro país comienza con la emisora Radio Ibérica, emitiendo en onda larga de forma experimental con sus 500 vatios de potencia para Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Bilbao, San Sebastián, Sevilla, Cádiz y otras provincias. El tipo de onda permitía largas distancias y se podía recibir en aparatos que costaban entre 60 pts. Los de galena, y 490 pts. los de válvulas. Algunas de las marcas líderes eran Emerson, Air-King o Crosley.

Las programaciones de radio solían incluir piezas musicales, la mayoría en directo con orquestas y cantantes y el baile de moda era el fox-trot. Como este “April Showers” incluido en una de las primeras programaciones radiofónicas.

Las primeras emisoras comenzaban siempre por la nomenclatura EAJ que significaba que emitían sin cables. Así tenemos a EAJ-1 Radio Barcelona, EAJ-2 Radio España de Madrid o EAJ-3 Radio Cádiz. Esta última será creada gracias al empeño de Francisco de la Viesca Sierra y un grupo de amigos que forman el Radio Club Gaditano en 1925. Poco después llega Unión Radio con Ricardo Urgoiti al frente, un ingeniero, intelectual y amante de la radio que inicia la adsorción de todas las emisoras existentes, creando además la revista Ondas con la que mantenía viva la pasión por la radio informando a todos los aficionados del momento de todas las novedades y experiencias.

Decía Lorenzo Díaz en su libro (muy recomendado) “La Radio en España 1923-1997” de Alianza Editorial, que la radio se encontraba por aquellos años con un problema insalvable: la falta de oyentes. No todo el mundo podía permitirse comprar un aparato receptor y fue gracias a la unión de los aficionados el que la radio siguiera su evolución en la sociedad. Los miembros de la Unión de Radioyentes pagaban una cuota al mes en forma de apoyo y gracias a ella y la publicidad el medio sobrevive.
Eran años de ilusión y de retos para la radio. Los sevillanos pudieron sintonizar en sus receptores gracias a unos rudimentarios pero efectivos equipos instalados en el famoso Graf Zeppelin, un reportaje radiofónico del propio Ricardo Urgoiti mientras aquel enorme artefacto sobrevolaba la ciudad. Era algo increíble.

Transcribo un fragmento del momento gracias a una grabación expuesta en el sitio: elmediosonoro.blogspot.com.

-Aló zepelín, aló zepelín, Radio Sevilla habla, Unión Radio, Sevilla habla… se oye perfectamente, puede continuar el reportaje… escucho, escucho…
-[…] Sevilla y Barcelona, continuamos el reportaje que estábamos haciendo a bordo del Graf Zeppelin.
Realmente algo impresionante para aquella época. La radio se apoderaría poco a poco del panorama haciéndose finalmente imprescindible en todos los hogares.

Desde entonces la Radio no ha parado y ha evolucionado, sobreviviendo siempre, no solo al paso del tiempo sino a otras nuevas tecnologías, incluida la de Internet. 95 años de Radio en España no son pocos y es motivo de satisfacción y orgullo. Y solo faltan cinco para que cumpla los 100.

Como fecha señalada se argumenta que sería en 1925 cuando se inicia la historia de la radio en España con las emisiones regulares de Unión Radio, sin embargo, yo personalmente quiero homenajear a aquellos que hicieron posible los primeros días de radio aunque fuera de manera empírica allá por 1923, con personajes como Carlos De la Riva responsable de las primeras programaciones radiofónicas.
Han pasado los años, 95 exactamente y ahí está la radio profesional más viva que nunca, informando, entreteniendo, haciéndonos compañía en cualquier parte, en cualquier momento, fiel, incansable, orgullosa de cumplir 95 al servicio de los oyentes.

Felicidades, seguiré hablando de historias de la radio a la que dediqué gran parte de mi vida.

Ramón Santos