Barómetro del CIS enero 2018

Bajan otros valores pero sube la preocupación por la violencia contra las mujeres

Existen herramientas sociales que nos ayudan a entender un poco el comportamiento de las personas. El CIS, por ejemplo, como ya es habitual ofrece datos significativos y orientativos acerca de diversos comportamientos sociales. En este sentido los últimos estudios realizados indican ciertos cambios de tendencias. Uno de ellos, por ejemplo, es el de la preocupación por la violencia contra la mujer que tienen a día de hoy los españoles.

Según el barómetro del CIS de enero del presente año 2018, el índice ha subido del 1,8% al 4,6%. Pero, ¿es un interés real o viene debido al incremento de alertas y campañas en defensa de las mujeres? Yo espero que no sea así y que pasado el día 8 de marzo, continúe creciendo esa atención por un problema tan grave que padece nuestra sociedad.

Precisamente es el único valor que ha aumentado en el gráfico sobre temas de interés relevante para los ciudadanos. Los demás han disminuido. En el gráfico que se acompaña se refleja claramente este cambio de tendencia. A la pregunta: “¿Cuál cree usted que es el principal problema que existe actualmente en España?” El orden de mayor a menor importancia de las respuestas fue el siguiente:

1. El paro ⇓
2. La corrupción y el fraude ⇓
3. Los políticos y sus partidos ⇓
4. Los problemas económicos ⇓
5. La independencia de Cataluña ⇓
6. La violencia contra la mujer ⇑

Fuente: https://politica.elpais.com/politica/2018/02/05/actualidad/1517822324_720244.html

Anuncios

¿Por qué nos empeñamos en querer modificar el idioma español?

palabros
Ramón Santos

Los latinoamericanos son los que más lo defienden, incluso utilizan aún palabras del castellano antiguo para su comunicación diaria, y nosotros aquí cada vez aceptamos más extranjerismos y palabros. Lo último lo comprobamos con Irene Montero del grupo político Podemos que en una comparecencia pública dijo: “un acto con diferentes portavoces y portavozas…” Sus palabras por supuesto ya se hicieron viral en la red, ávida de temas como este. Pero recordemos que no es el único caso, ya Bibiana Aído propuso en 2008, incluir en el diccionario la palabra “miembra” con lo cual armo un buen revuelo también. En su momento los académicos de la RAE ya se pronunciaron al respecto afirmando que, efectivamente, el término “miembra” no era correcto. Algo parecido ocurrirá ahora con Montero. Yo por mi parte me he apresurado a comprobarlo en el diccionario oficial de la RAE dándome como respuesta la siguiente captura:
portavozas.jpg
No me gustaría que debiéramos de usar el dicho aquel que dice: “No nos damos cuenta de lo que tenemos, hasta que lo perdemos”. No perdamos nuestro idioma deformándolo.
Si lo miramos desde un lado optimista, estos son casos aislados, y yo añadiría que incluso intencionados para llamar la atención. Lo más preocupante para mi es el tema de los extranjerismos.
La lista de extranjerismos sigue creciendo en nuestro idioma. Por poner un ejemplo, en la red cuando alguien escribe algo en una bitácora (mejor que blog), dice que ha escrito un post. En la RAE, post quiere decir ‘detrás de’ o ‘después de’.
RAE-POST.jpg
Los pobres extranjeros que están aprendiendo nuestro idioma tendrán un caos lingüístico cuando se encuentra con situaciones así.

-¿Has leído el post que escribí en Facebook?
-¿Qué has escrito un después?, Lo siento, no te entiendo…

No sé por qué pero todo esto me recuerda a aquella serie tan divertida llamada Gomaespuminglish, en la que se mezclaban los términos creando frases sin sentido. Ya sé que suena a antiguo, pero no tanto como de antigua es nuestra lengua.

Dejando la broma a un lado, en el prestigioso diccionario de Larousse sin embargo la palabra post aparece como una voz inglesa que viene a querer decir Message (texte, liens, images) publié sur un blog ou un forum. (Mensaje (texto, enlaces, imágenes) que se publican en un blog o en un foro). Efectivamente, en Francia o en Inglaterra hablar de posts es hablar de textos publicados pero en España no lo es, hasta que el extranjerismo domine. Y ya lo hace. En el mundo del periodismo, post es un artículo, una entrada, un comentario, un texto, una nota… Pero suena más moderno decir post. Los ejemplos son muchos y lo peor es que cada vez se incorporan más.

Sirva como ejemplo final esta lista de palabras raras que están en el diccionario de la RAE y por tanto son correctas en su uso. Si pinchas (lo prefiero a hacer clic) en cada palabra verás el significado en la página de DRAE.

Almóndiga – Como las de mi madre, ninguna…
Conceto – Depende del conceto que le demos…
Norabuena – Has ganado un viaje…
Toballa – No la olvides cuando vayas a la playa…
Apartotel – Quiero uno para veranear…
Miembra – Se estudia la propuesta…
Portavozas – Se estudia la propuesta…

Mi intención no es ser pedante, se basa solo en la defensa del idioma y su buen uso, aportando mi granito de arena. No hay que ser un experto en la materia para ver como se realizan malas prácticas que no conducen a ninguna parte y que hacen más mal que bien al contexto lingüístico. Es cierto que el lenguaje debe evolucionar, como todo, pero de ahí a crear palabras a diestro y siniestro porque sí, no tiene lógica.

Ultima hora, leemos en EL MUNDO (10 de febrero de 2018):
#IrenaMontera el nuevo ‘Trending Topic’ tras las “portavozas”

Un, dos, tres: Informar, formar y entretener

La cultura y la diversión deben ir unidas

Ramón Santos

Es curioso comprobar cómo este país vive a base de los dimes y diretes de temas como los tuits de Trump, el interminable debate sobre Cataluña, el mundo del fútbol y sus futbolistas, las salidas y entradas de famosetes y también el programa OT. Todo esto sin olvidar que: ¡¡ha nevado!! Como si fuera una novedad. Estamos en invierno… lo novedoso (y terrible) sería que tenemos 30 grados a la sombra por estas fechas. Y sin embargo vemos eternos espacios dedicados a la climatología en las distintas cadenas. Llega una determinada hora en la que, al hacer zapping (cambio de canal aleatorio y/o continuado) nos encontramos con la misma imagen del mapa del tiempo. Lo último, darle nombre a las borrascas como si fueran ciclones.
Pero no es el caso del espacio dedicado al tiempo meteorológico que vamos a tener los próximos días lo que me anima a escribir estas líneas. En todo este panorama televisivo no olvidemos, destaca sin duda el entretenimiento, el circo, lo sensacionalista. Y es que es más fácil dejarse llevar por los temas que no nos causen dolor de cabeza. Comprendo que es necesario ese desahogo después de los ajetreos diarios que nos da la vida, pero también echo de menos que los medios no se preocupen en buscar formulas más culturales que nos hagan pensar y opinar. Programas como Ahora caigo, Pasa Palabra, La Ruleta de la suerte o Saber y Ganar, son claros ejemplos de buenas prácticas en este sentido. Informar, formar y entretener. Ahí está la clave.
Debo destacar que la idea de crear modelos fusionando cultura y entretenimiento no es nueva. Recuerdo cuando en este país solo existían dos canales de televisión y en uno de ellos ofrecían un programa que era la estrella indiscutible. Me refiero a aquel concurso cuyo nombre era, Un, dos, tres. La formula ya funcionaba entonces y lo sigue haciendo ahora. La mezcla entre cultura y entretenimiento. Da igual si las proporciones no son equitativas.
Sin embargo a mí personalmente nada me enseñan programas como Cámbiame, Las Kardashian, Mujeres y Hombres y Viceversa, Sálvame, o Gran Hermano entre otros. No estoy hablando de tener que quitar ningún programa, el abanico de posibilidades debe estar abierto, pero sí hablo de ampliar más la oferta con dosis de contenido cultural unido a lo ameno.
Los americanos, que en esto de la televisión y el espectáculo nos llevan años luz, usan este tipo de norma en sus contenidos. Un ejemplo lo tenemos en el programa americano La casa de empeños. Puede que el guion de sus personajes ya este preestablecido, seguro que hay intereses publicitarios de por medio, pero es un programa cuyo contenido nos da entretenimiento y cultura a la vez, pues todos los objetos que aparecen tienen una descripción histórica añadida. Lo contrario que hace otro programa semejante, también americano, llamado Empeños a lo bestia donde solo vemos momentos de tensión entre compradores y vendedores, puro espectáculo. Repito, cultura y diversión, pueden y deben ir de la mano.
Declaro abierto el debate…

Evolución en la historia del derecho a la información

Breve repaso por las diferentes constituciones que ha tenido España desde 1808 y su vínculo con el derecho a la información

Nunca está de más y a modo de recordatoria

El trabajo de textos está acompañado en la mayor parte de su contenido, por imágenes para hacerlo más didáctico si cabe.

1808
Estatuto de Bayona

Primer texto constitucionalista que no llego a hacerse realidad. Napoleón quiso dotar a España con esta constitución y a su hermano José I como rey. En ella se expresa de forma inequívoca conceptos relacionados con la libertad de expresión. La prensa quedaba sometida a censura del gobierno.

1812 Constitución de 1812

En el artículo 371 se establece que, existe libertad para todos los españoles de escribir, imprimir y publicar ideas políticas sin necesidad de permisos. Es el primer paso hacia una autentica libertad de expresión. Con esta constitución queda abolida la censura previa y la responsabilidad personal según las leyes existentes. Sin embargo en 1814 es abolido el decreto y la propia constitución y en 1815 se prohíbe, salvo autorización posterior, la publicación de cualquier periódico o folleto salvo “La Gaceta Oficial” y “Diario de Madrid”.

LAS CORTES DE 1812

1820 – El Trienio Constitucional

Rafael de Riego es protagonista. Se vuelve al régimen de 1812 en materia de imprenta pero de forma radicalizada. Cualquier persona podía montar su periódico.  En octubre se promulga la ley de prensa en la que se definen los posibles delitos de imprenta y sus penalidades. Se quiere con ello regular los excesos de libertad de imprenta.

RAFAEL DE RIEGO

1824

En la llamada década ominosa, Fernando VIII anula lo establecido. Se pretende suprimir la prensa liberal y cortar con los desmanes de la prensa absolutista.  Solo se permiten publicaciones de “La Gaceta” y “Diario de Madrid”.

DIARIO DE MADRID 1808

1834

Con la regencia de María Cristina llega el liberalismo. Se declaran libres de censura todas las publicaciones que traten sobre artes, ciencias naturales o literatura. Se establece una Real licencia expedida por el Ministerio de Exterior. Se establece la fianza para responder de multas, la censura, el depósito previo y el editor responsable. También se reconoce el reconocimiento de la propiedad intelectual para autores y traductores.

LAS CORTES DE 1834

1837 Constitución del 37

Se reconoce la libertad de prensa. Se puede imprimir y publicar sin censura pero con sujeción a las leyes vigentes. La calificación de los delitos de imprenta corresponderá a los jurados.

1845 Constitución del 45

Se vuelve a proclamar la libertad de imprenta con la novedad de que se suprime toda referencia a los jurados como únicos órganos para entender de los delitos de imprenta.

1856 Constitución del 56

No llegó a ser promulgada pero en su proyecto se incluía la figura de los jurados y la libertad de prensa.

1864 Constitución del 56

Se crea una nueva ley de prensa. Cánovas del Castillo reforma la Ley Nocedal, pero unos días después surge una nueva ley de Prensa en la que se delimitan los campos delictivos entre los que son propios del código Penal y los que deben ser juzgados por la ley de Prensa.

CÁNOVAS DEL CASTILLO

1868 LA REVOLUCIÓN

Se consagra la libertad de imprenta sin censura, sin requisito previo. Se suprime el jurado especial, remitiendo al código Penal los delitos que se cometieran por medio de la imprenta.

1869 Constitución del 69

Se proclaman los derechos del ciudadano entre los que destaca la libertad de expresión.

1873 PRIMERA REPÚBLICA

Amadeo de Saboya abdica de la corona.  Se producen limitaciones de la libertad de expresión.

AMADEO DE SABOYA

1876 Constitución del 76

Se establece la ley de la Propiedad Intelectual elaborada por Romero Robledo, ley que llegará hasta nuestros días. En 1987 se sustituirá por la ley 22/87.

ROMERO ROBLEDO

1883 Constitución del 76

Se crea la Ley de Política de Imprenta, conocida como Ley Gullón en referencia al ministro de la Gobernación de entonces, Don Pío Gullón. La más liberal de todas, inspirada en la ley francesa de 1881.

PÍO GULLÓN

1931 Constitución del 31 – SEGUNDA REPÚBLICA

Se promulgan libertades de Prensa pero apenas tuvo un reflejo positivo en la Prensa y en general en los medios de comunicación de entonces. Durante los años anteriores con la dictadura de Miguel Primo de Rivera se había perdido la libertad de expresión con varias medidas.

SEGUNDA REPÚBLICA ESPAÑOLA

1936 – 1938 LA GUERRA CIVIL – DICTADURA

Se marca un principio que lo dice todo: “La Prensa debe servir al Estado”.
Todos los intentos de modificación de la Ley de Prensa quedaron en saco roto. Incluso el deseo el Ministro de Información de entonces, Arias Salgado en los 50. Solo en 1964 se amplía aprobándose el Estatuto de la Profesión Periodística.

GABRIEL ARIAS-SALGADO

1966 DICTADURA

Se promulga la Ley de Prensa e Imprenta. Esta ley se asienta en tres clases de libertades esenciales:

• La libertad de expresión

• La libertad de designación del director de las publicaciones

• La libertad de creación de empresas (con limites)

Todo ello más la erradicación de la censura previa.

En 1978 llegará la Constitución ratificada en referéndum el 6 de diciembre de aquel año.

Prensa recomendada

tintaLibre

Enero de 2018, número 54

Ramón Santos

Internet es una herramienta y debemos saber usarla o por lo menos saber para que nos puede servir y tener la inteligencia suficiente como para darle un buen fin. Si lo comparamos con un martillo, podemos utilizar éste para clavar clavos y construir una casa o darle con él a cualquiera y hacerle verdadero daño. Se nos olvida que tenemos en nuestras manos un arma muy potente y de nuestra responsabilidad como persona depende el resultado final.

Hace unos días tuve la oportunidad de comprar un ejemplar de tintaLibre, la edición en papel de infoLibre. Entre otros artículos de interés, leí uno en el que el periodista Oriol Rodríguez entrevista al ingeniero informático Josep Maria Ganyet i Cirera sobre Internet. Estos son algunos apuntes del encuentro.
Internet y las redes sociales pueden hacernos prisioneros de nosotros mismos y de los likes que nos otorgan los demás, pero casi más peligroso es que podemos ser esclavos de gobierno y medios”.
[…]
Más que controlados, estamos expuestos y además de una manera muy voluntaria, porque pasamos mucho tiempo de nuestras vidas conectados a la Red explicando todos y cada uno de nuestros movimientos”.
[…]
Es más, mirando el timeline de cualquier persona en Twitter o Facebook podemos llegar a deducir a quién vota sin que tan siquiera esa persona haya publicado ningún mensaje político a favor o en contra de nadie”.
Sobre las fake news:
“Antes de retuitear lo que aparentemente es una gran noticia o una declaración muy polémica, haríamos bien en corroborarla con dos, tres o cuatro fuentes independientes las unas de las otras”.
Un buen consejo no solo para periodistas sino para todo el mundo que navega por la Red ya que todos tenemos mucha responsabilidad en el entorno digital.

Enlace de la fuente:
https://www.infolibre.es/noticias/tintalibre/2018/01/03/algo_comun_73374_1042.html

 

Periodismo hoy

“Los periodistas somos las victimas pero la sociedad es la gran perdedora”

E. González sobre la crisis que azota el periodismo hoy

 

ELSA-GONZALEZ
Elsa González

Ramón Santos

Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, fue invitada al sexto congreso de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) en 2011. Durante su exposición habló de temas que aún hoy siguen siendo actualidad para el periodismo. La periodista centro sus palabras en la crisis del sector. Recordemos que en 2011 es cuando se produce el despido de más de 2500 trabajadores del Grupo PRISA en nuestro país.

La adaptación necesaria a la red y lo digital por parte de los profesionales de los medios, seguía siendo un tema de preocupación por aquellas fechas. Era fundamental para sobrevivir salvar ese primer frente. Preocupaba también hacia dónde se dirigía la inversión económica en materia de publicidad, Elsa destaca el alto interés de esa inversión hacia los medios digitales, dejando cada vez más de lado el medio escrito. Para Elsa González debemos hacer ver a sociedad que la clave del periodismo está en buscar la libertad y la democracia. “Hay que hacer un periodismo riguroso, de calidad y fuerte”, dijo, y aboga por un periodismo convincente apuntando además que el periodismo de investigación en toda Europa se está perdiendo. Sobre la crisis que azota el sector periodístico, dijo: “Los periodistas somos las victimas pero la sociedad es la que gran perdedora”. Tenemos que concienciarnos, ser autocríticos y reconocer que cuando la información se mercantiliza deja de ser una información libre y pasa a tener dueño.

Elsa González Ofreció datos para seguir ilustrando su ponencia. En una encuesta realizada a profesionales de la información sobre ética profesional salieron a relucir datos alarmantes. Datos como que el 68 % de los profesionales encuestados reconocían haber abusado de fuentes anónimas para la elaboración de sus trabajos y otra más preocupante aún, un 83 % admitió no contrastar la información.

Se hace un periodismo basado principalmente en la rapidez, la inmediatez. Eso da lugar a que los contenidos no sean lo suficientemente profundos ni tengan la calidad necesaria para el desarrollo de una buena información.

La presidenta de Fape no quiso terminar sin realizar algunos apuntes más relacionados con todo este contexto. Por ejemplo el tema del mal llamado “periodismo ciudadano”. Se mostró en contra esencialmente porque no pueden ofrecer nunca el mismo criterio y calidad que los periodistas. Otro asunto fue el de la mujer en la profesión. Si bien aumentan en número, la mujer en el mundo del periodismo no tiene igualdad de oportunidades y apunto que solo un 25 % de las mujeres que se dedican al periodismo en España ocupan cargos de responsabilidad. “Se trata de una asignatura pendiente”, termino diciendo.

Han pasado siete años desde este encuentro en Argentina y el debate sobre estas y otras cuestiones importantes para el futro de la profesión continúa vigente y abierto.

Video del encuentro:

Enlaces de interés:

www.fape.es
www.fopea.org

Actualidad relacionada

Recientemente, Elsa González ha dedicado unas líneas a ese periodismo de investigación tan necesario por el bien del periodismo y la sociedad. Lo hace en un artículo publicado en la revista de FAPE número 44 de diciembre pasado. De ese artículo destaco las siguientes afirmaciones.

El Periodismo requiere, cada día más, una preparación exhaustiva en conocimientos y vocación ética para valorar documentos, para consultar fuentes, para no dejarse engañar por denuncias interesadas o saber tirar del hilo desde unos pocos datos. El periodismo de investigación es pilar de la profesión”.
[…]
La precariedad de las empresas informativas ha llevado a reducir el número de periodistas especializados, que conocen las fuentes y su fiabilidad”.
[…]
En esta nueva versión del mundo, las empresas periodísticas tienen que actuar con independencia. Manejamos un bien intangible, que debemos fortalecer: la credibilidad”.
[…]
El trabajo de investigación requiere tiempo, especialización y, por lo tanto inversión. Las deudas financieras son enemigas de la independencia”.
[…]
El Periodismo de investigación, con rigor y ética, eleva los estándares de la profesión. Y ahora, necesitamos esa reputación”.
[…]
La ciudadanía necesita un Periodismo de investigación de calidad para fortalecer la democracia. Un Periodismo de calidad, que gane la batalla a la superficialidad, a la instantaneidad como único objetivo. Un Periodismo, también, con dimensión humana…. que ayude a generar criterio en la opinión pública, desde la verdad, en esta etapa de posverdad”.

ELSA GONZÁLEZ
Presidenta de FAPE

Enlace a la revista:

http://fape.es/periodismo-en-vena-es-el-titulo-general-de-la-portada-del-numero-44-de-la-revista-periodistas/

FAPE-PORTADA

Resumiendo a Kapuscinski

“El periodismo está atravesando una gran revolución electrónica. Las nuevas tecnologías facilitan enormemente nuestro trabajo, pero no ocupan su lugar” – Ryszard Kapuscinski

Ramón Santos

Kapuscinski Falleció en enero de 2007, es decir, que le dio tiempo de comprobar cómo las nuevas tecnologías y sobre todo Internet entraba en nuestras vidas, de ahí que hiciera comentarios como el expuesto a modo de cabecera. Las siguientes líneas es un trabajo dividido en dos partes, por un lado un resumen de su libro  “Ryszard Kapuscinski. Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo” de ediciones COMPACTOS-ANAGRAMA. Y por la otra un análisis del autor y su obra.

Ryszard Kapuściński
Ryszard Kapuściński

Elementos específicos para todo periodista

Kapuscinski destaca al menos dos. […] El primer elemento es una cierta disposición a aceptar el sacrificio de una parte de nosotros mismos. Es esta una profesión muy exigente. Todas lo son, pero la nuestra de manera particular. El motivo es que nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día. No podemos cerrar nuestra oficina a las cuatro de la tarde y ocuparnos de otras actividades. Este es un trabajo que ocupa toda nuestra vida, no hay otro modo de ejercitarlo. O, al menos, de hacerlo de un modo perfecto […]

Queda claro que el periodismo es una profesión vocacional. Kapuscinski continua, añadiendo el segundo elemento […] El segundo elemento de nuestra profesión es la constante profundización en nuestros conocimientos. Hay profesiones para las que, normalmente, se va a la universidad, se obtiene un diploma y ahí acaba el estudio. Durante el resto de la vida se debe, simplemente, administrar lo que se ha aprendido. En el periodismo, en cambio, la actualización y el estudio constantes son la -conditio sine que non-. Nuestro trabajo consiste en investigar y describir el mundo contemporáneo, que está en un cambio continuo, profundo, dinámico y revolucionario. Día tras día, tenemos que estar pendientes de todo eso y en condiciones de prever el futuro. […]

El autor hace referencia en cierto momento de cómo funcionaba la información a principios del siglo XX […] Antaño, a principios de siglo, la información tenía dos caras. Podía centrarse en la búsqueda de la verdad, en la individuación de lo que sucedía realmente, y en informar a la gente de ello, intentando orientar a la opinión pública. Para la información la verdad era la cualidad principal. El segundo modo de concebir la información era tratarla como instrumento de lucha política. Los periódicos, eran instrumentos de diversos partidos y fuerzas políticas en lucha por sus propios intereses […]

Aquí se abre un gran telón para el debate donde no faltaran los que apelan porque la verdad sigue siendo bandera del periodismo y quienes aboguen por pensar que cada vez es más difícil defenderla. Y ya no solo por temas puramente político, que también por supuesto, sino por otro elemento que quizás tenga incluso mucho más peso y poder: me refiero al elemento económico, es decir, la publicidad.
En este sentido, Kapuscinski continúa apuntando […] En la segunda mitad del siglo XX, especialmente en estos últimos años, tras el fin de la Guerra Fría, con la revolución de la electrónica y de la comunicación, el mundo de los negocios descubre de repente que la verdad no es importante, y que ni siquiera la lucha política es importante: que lo que cuenta, en la información, es el espectáculo, Y, una vez que hemos creado la información-espectáculo, podemos vender esta información en cualquier parte. Cuanto más espectacular es la información, más dinero podemos ganar con ella […]

Vuelve a aparecer el tema económico ganando terreno, consiguiendo poder. Kapuscinski lo ve claro, el periodismo estaba perdiendo su principal valor ético por culpa del dinero. Sin embargo, nuestro experto periodista y maestro es optimista y piensa que sigue habiendo buen periodismo y perfectos periodistas capaces […] El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio. No hay otro periodismo posible. Hablo, obviamente, del buen periodismo […] Y cita a gente como Mark Twain, Ernets Hemingway o Gabriel García Márquez como ejemplos a seguir y leer.

En otro instante de su lectura encontramos una invitación a expandir nuestras mentes hacia el exterior para no quedarnos encasillados en un círculo que pueda volverse viciado. Habla de Europa […] Europa está rodeada por un inmenso y creciente número de culturas, sociedades, religiones y civilizaciones diferentes. Vivir en un planeta que cada vez está más interconectado significa tener en cuenta esto, y adaptarnos a una situación global radicalmente nueva […]

El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio.

En clara alusión al problema de la comunicación como herramienta periodística Kapuscinski realiza una recapitulación […] Hay un primer problema psicológico, que consiste en tener que hablar con personas a las que nunca antes hemos visto e intentar obtener lo máximo posible en encuentros que suelen ser brevísimos. El segundo problema es el lingüístico: a menudo, no logramos ni siquiera comunicarnos con el otro, porque no conocemos su lengua ni tenemos traductores a nuestra disposición. Y así, tal vez, construimos la historia basándonos solo en una percepción visual […]

Cuando le preguntan sobre las fuentes que utiliza para sus trabajos, él responde: […] Las fuentes son variadas. En la práctica, hay tres tipos. La principal son los otros, la gente. La segunda son los documentos, los libros, los artículos sobre el tema. La tercera fuente es el mundo que nos rodea, en el que estamos inmersos. Colores, temperaturas, atmosferas, climas, todo eso que llamamos imponderabilia, que es difícil de definir, y que sin embargo es una parte esencial de la escritura […]

Personalmente, estoy totalmente de acuerdo de manera especial en la tercera y última fuente a tener en cuenta. Es ese momento de inspiración del periodista donde convergen todos los datos, todas las imágenes y palabras, todo se funde y luego se envuelve para ser ofrecido. Lo grandioso de esto es que cada uno le dará un envoltorio diferente que a fin de cuentas es lo que marcara nuestra personalidad periodística.

Cuando se trata de hablar de las cualidades en periodismo, para el escritor, todo periodista es también de algún modo historiador […] Todo periodista es un historiador. Lo que él hace es investigar, explorar, describir la historia en su desarrollo. Tener una sabiduría y una intuición de historiador es una cualidad fundamental para todo periodista […]

Kapuscinski no duda en señalar durante la entrevista que le realizan y que se encuentra transcrita en el libro con el que estamos trabajando, a la prensa internacional de estar manipulada […] Y las razones de dicha manipulación son diversas. Hay, por ejemplo, razones ideológicas: entre las actividades humanas, los medios de comunicación son los más manipulados porque son instrumentos para determinar la opinión pública, algo que puede ocurrir de maneras diversas, dependiendo de quién lo gestione […]

Culmino este resumen con fragmentos del libro con una frase recogida de unas de sus páginas:

“Los temas principales que dan vida a las noticias del día deciden que pensamos del mundo y como lo pensamos”.

Analizando a Kapuscinski

“Mi forma de escribir es una combinación de tres elementos. El primero es viajar: pero no como un turista sino explorando. El segundo es leyendo sobre el tema. El tercero es la reflexión”.
Ryszard Kapuscinski

¿De qué nos habla Kapuscinski?

Nos habla de que hay un más allá en el contacto con la noticia. Un político se estremece ante una foto en la que se ve a un niño ensangrentado sirio después de un ataque. Piensa en su hijo de la misma edad. Esa noticia le impactó hasta el punto de no poder conciliar el sueño. Hay un condicionante muy potente en ella y no es la foto en sí, sino lo que hay más allá de la simple imagen, el dolor, la angustia, la tristeza, la rabia, la impotencia… las emociones. De eso habla Kapuscinski. El periodista debe saber esto y actuar.

¿Cuáles serian los ingredientes para un buen periodismo?

El buen periodismo se hace evitando fuentes del poder, se hace hablando a pie de calle con la gente. Se consigue buscando documentación, analizando, empatizando buscando una lectura de todas las partes. Teniendo en cuenta todos los detalles desde el principio. El periodista debe ser uno más, confundirse con los demás para poder escuchar desde dentro y ha de tener una especial predilección por todo lo concerniente al ser humano sin atender a ideologías. Si queremos escribir sobre una persona, lo primero que debemos hacer es conocerla. Algunos periodistas de primera plana han compartido un día o dos antes de la entrevista una cena en la que se han conocido mutuamente. El entrevistado se relaja y el entrevistador saca información vital para el guion.

El buen periodismo se hace evitando fuentes del poder, se hace hablando a pie de calle con la gente.

Kapuscinski nos habla del poder de la palabra. “Las palabras que circulan libremente” esas palabras que al tirano le dan tanto miedo sabedor de que son instrumento de revuelta, de organización y de lucha. Pero en la pobreza ocurre que “La pobreza no llora, la pobreza no tiene voz. La pobreza sufre, pero sufre en silencio. La pobreza no se rebela. Encontraréis situaciones de rebeldía solo cuando la gente pobre alberga alguna esperanza. Entonces se rebela, porque espera mejorar algo”. Es decir, solo cuando el débil usa la palabra es cuando empieza a encontrar el camino de su libertad así que al poder le interesa el silencio y no la palabra.

Vivimos la parte de la historia que nos toca vivir y la contamos, somos historiadores. No solo describimos lo que sucede, también contamos por qué sucede. El periodista busca realidades eliminadas de las líneas históricas. Aquello que no se contó, aquello a lo que no se le da importancia ni valor. Una misión destacable en el periodismo es la de ayudar al público a entender las situaciones. Ante la rapidez de los acontecimientos y la avalancha de información, la gente se pierde y busca a quien le de la información lo más fiel y completa posible. Pero ocurre que, en periodismo se puede manipular simplemente con no decir la verdad. Pero recordemos igualmente que según el autor que nos ocupa, los medios de comunicación son los más manipulados porque son instrumentos para determinar la opinión pública. Los temas principales que dan vida a las noticias del día deciden que pensamos del mundo y como lo pensamos.

Una misión destacable en el periodismo es la de ayudar al público a entender las situaciones.

El periodismo construye la opinión pública y también la realidad social del mundo: Esto está en la calle, la gente opina así, lo que no aparece en los medios, no existe. Sin embargo, los medios suelen competir entre sí dejando a un lado su verdadero objetivo de informar a la gente. Los medios tienden a atender solo lo que les interesa y tratan las noticias que a las que se les ofrece una posible solución. Es decir, lo menos complicado posible, sin entrar en laberintos. Sobre esto el escritor opina: “El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio. No hay otro periodismo posible. Hablo, obviamente, del buen periodismo”.

Para Kapuscinski hablar del Tercer Mundo no es hablar de continentes o razas, es hablar de personas en estado de pobreza que habitan cualquier rincón de este planeta. Para el él es un concepto “existencial” sin soluciones a corto ni largo plazo de tiempo. Para él los pobres del mundo son lo más importante.

El concepto de los Annales consiste en dejar a un lado los acontecimientos históricos contados solo desde el prisma político y del individuo protagonista de trabajos de la historiografía contemporánea. Es preferible observar y hablar de lo humano, de la gente. De la gente común y de esa gente pobre también, de la gente que sufre, la marginada, la olvidada, la que emigra a la fuerza, la que lucha por sobrevivir y que busca un nuevo horizonte. Para Kapuscinski, la gente es su principal fuente de trabajo. Y nos habla de la diversidad de convivencia, de aceptar lo que no es igual, de que todo es relativo. Con todo sin duda, una gran lección de periodismo.