Mayo del 68, la nueva izquierda

Ramón Santos

Después de la II Guerra Mundial, poco a poco las sociedades intentaron volver a la normalidad. Sobre los años 50 surge una generación inconformista que quería cambiar su modo de vida. Querían acabar con muchos estereotipos como por ejemplo la jerarquía patriarcal en el ámbito familiar y en general frenar un modo de vida impuesto con el que no comulgaban. Es una nueva forma de izquierda (la nueva izquierda) que deseaba más libertad y otra cultura. La guerra de Vietnam en Estados Unidos, la liberalización política de Checoslovaquia con su Primavera de Praga o el movimiento estudiantil  en México fueron los puntos esenciales en los que sobre todo los estudiantes, fueron protagonistas. En España los estudiantes conocedores de lo que ocurría en el exterior también sentía la inquietud de gritar por sus libertades pero la dictadura franquista era demasiado rígida y solo cabe destacar acontecimientos como el recital del cantautor Raimon en la Universidad Complutense de Madrid en aquel mayo del 68 en el que se produjeron enfrentamientos con la policía. Encabezando todos aquellos movimientos se encontraba el Mayo del 68 francés. A las manifestaciones de los estudiantes en Francia se les unen los sindicatos y otros sectores de la sociedad. La revolución es ya un hecho que se contagiaría en otros países. Para conocer más de cerca los pensamientos de aquellos jóvenes franceses podemos echar un vistazo a los grafitis  que fueron plasmados en las paredes francesas durante el trascurso de aquel Mayo del 68. En el libro “La imaginación al poder: París, mayo 1968” de la editorial argentina Argonauta se incluyen muchos de esos grafitis, he aquí una selección:

“Los que tienen miedo estarán con nosotros si nos mantenemos firmes.” 
Fac. de Medicina

“Prohibido prohibir. La libertad comienza por una prohibición.” 
Sorbona

“Cambiar la vida. Transformar la sociedad.” 
Ciudad Universitaria

“Heráclito retorna. Abajo Parménides. Socialismo y libertad.” 
Sorbona

“La novedad es revolucionaria, la verdad también.” 
Censier

“Queremos las estructuras al servicio del hombre y no al hombre al servicio de las estructuras. Queremos tener el placer de vivir y nunca más el mal de vivir.” 
Odeón

“La libertad es la conciencia de la necesidad”
Plaza de la Sorbona

“La revuelta y solamente la revuelta es creadora de la luz, y esta luz no puede tomar sino tres caminos: la poesía, la libertad y el amor. (Breton)” 
Fac. de Derecho – Assas

“La imaginación toma el poder.” 
Sorbona

“La acción permite superar las divisiones y encontrar soluciones. La acción está en la calle.” 
Ciencias Políticas

“Olvídense de todo lo que han aprendido. Comiencen a soñar.” 
Sorbona

“En los exámenes, responda con preguntas.” 
Sorbona

Material anexo:

Sobre Mayo del 68 en Francia:

Sobre la Primavera de Praga:

Sobre las revueltas en México en el 68:

Sobre en concierto de Raimon en la Universidad Complutense de Madrid:

“Rousseau y la natural bondad del ser humano” Brevisimo apunte

Hubo un tiempo en el que la razón de los hombres no atendía los sentimientos humanos y analizaba de manera fría su conducta para usarla como dato científico. Autores como el filosofo suizo Jean-Jacques Rousseau sin embargo hicieron una interpretación distinta y sobre todo más desde el lado de la pasión, de la empatía y la simpatía que cualquier ser humano es capaz en cierto momento de demostrar.

rousseau_jean_jacquesCon Rousseau viajamos hacia un plano donde el ser humano debe encontrarse a sí mismo y buscar siempre todas las posibilidades de sentimientos morales de su mundo propio. Debe regresar al estado de naturaleza para poder vivir en si mismo ya que en la sociedad vive fuera de sí alejado de la verdad, en un estado hipócrita y lleno de prejuicios. Atado a una serie de condicionantes que le hacen infeliz donde todo está adornado con falsas expectativas.

conquista_de_america…//… Desde la perspectiva de Rousseau la cultura y la civilización son las que han transformado al hombre primitivo, al salvaje, en un ser corrupto, desconfiado, ambicioso. Los conquistadores europeos, con civilizada ignorancia vieron en los aborígenes que encontraban en sus viajes y colonizaciones, seres bárbaros. Pero eran ellos los bárbaros: los nativos, mucho más cerca del origen de la humanidad, eran inocentes, nobles, gentes libres de malicia. En su Discurso sobre la desigualdad, Rousseau afirma que en estado de naturaleza  “los hombres no conocen el bien del mal, ignoran la malicia”. …//… (Historia del pensamiento social)

Ramón Santos