Olimpiadas de Berlín en 1936

Olympia, la película documental de los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín en 1936 tiene al menos dos contextos diferenciados. Por un lado el contexto técnico y por el otro el de la propaganda nazi.

Ramón Santos

Desde el punto de vista fílmico no cabe duda de que Leni Riefenstahl, la directora del rodaje, supo plasmar cada instante de aquellos juegos. Aportará a la industria del cine novedosas técnicas de grabación con planos hasta entonces desconocidos para los cámaras. Se realizaron grabaciones con los atletas con el estadio olímpico cerrado para captar detalles de planos  complejos de sus ejercicios… Era una oportunidad muy importante para la imagen de Alemania de cara al exterior. Y no podían desaprovecharla. Aunque la película costara el doble de lo que por aquel entonces costaba cualquier producción cinematográfica.

Desde la escena propagandística, la película sirvió entre otras cosas, para lanzar al pueblo alemán el mensaje de que todavía tenían la ocasión de demostrar al mundo que eran una nación fuerte y orgullosa. La superioridad de la raza aria. La derrota en la I Guerra Mundial les había bajado su autoestima y eventos como las olimpiadas sirvieron de antídoto  para el régimen nazi.

Hitler apenas aparece en la cinta, solo en la inauguración y presenciando algunas competiciones. No hay discursos del líder de los alemanes de entonces. Está claro que esa no era la intención de Leni Riefenstahl. Les bastó el hecho de que aparecieran los distintos símbolos nazis, como el saludo o las banderas.

Pese a todo la película impacto en la industria cinematográfica por sus exquisito tratamiento de imágenes, de momentos que sirvieron para inspirar  a otros directores de cine y sería premiada por ello, entre otros premios conseguirá el Festival Internacional de Cine de Venecia de 1938.

Con la música de Herbert Windt, esta película fue dividida en dos partes Olympia. Fest der Völker (Festival de las naciones) y Olympia. Fest der Schönheit (Festival de la belleza).

Tres años después, ocurre algo que nada tiene que ver con el espíritu olímpico. En septiembre de 1939, las tropas alemanas invaden Polonia. Hitler está decidido a conquistar toda Europa para formar su imperio. Un acontecimiento bélico que desencadena la II Guerra Mundial.

VIDEOS A PROPOSITO

Olympia. Fest der Völker (Festival de las naciones):

Olympia. Fest der Schönheit (Festival de la belleza):

Anuncios

Diez días en un manicomio – Nellie Bly – 1887

Ramón Santos

Hoy en día afortunadamente es totalmente normal el hecho de que la mujer desempeñe cualquier trabajo en la sociedad. Sin embargo hubo un tiempo en que esto no era tan fácil por no decir imposible. Ese fue el tiempo que le tocó vivir a Nellie Bly quien con tan solo 23 años escribió el primer libro que testimonia uno de los géneros periodísticos más complicados quizás de elaborar; el periodismo de inmersión. Aconsejo a cualquiera que lea este breve artículo a que indague luego más sobre la vida y obra de esta singular mujer, ya que su vida estuvo repleta de relatos increíbles y experiencias únicas que sirvieron incluso para cambiar las cosas en la sociedad.

Nellie Bly se hizo popular por sus inmersiones con diferentes personalidades. La más conocida de sus crónicas fue cuando se infiltró en un manicomio haciéndose pasar por paciente demente. El título era ”Diez días en un manicomio” y fueron publicadas en el periódico New York World. Luego lo llevaría al formato libro. Bly descubrió la mala administración y gestión que había en el centro y sacó a la luz el escándalo con consecuencias graves para algunos miembros del equipo médico que fueron juzgados y encarcelados.

NELLIEBLY

Nellie Bly trabajo principalmente en los campos del muckraking y el stunt journalism. El primero se refiere al periodismo que denuncia injusticias sociales. Fue el presidente Roosvelt quien acuñó este nombre (muckraking) durante una intervención pública cuando comparó a un grupo de periodistas, con los que se sentía molesto por sus investigaciones, con el nombre de Muck-rake (rastrillo de estiércol). La segunda denominación hace referencia al periodismo que usa estrategias como las que usó Bly para adentrarse en el manicomio. Es decir, cambios de identidad para introducirse en los ambientes y conocer la verdadera realidad.

Recientemente ha sido llevado al cine sus vivencias en aquel manicomio de Blackwell´s Island. Toda una historia real de la mujer que es considerada como pionera, no solo en los campos periodísticos de investigación, sino como mujer en un mundo que parecía estar diseñado solo para hombres.

La película, del director Timothy Hines, basada en el libro “10 days in a madhouse” de 1887 cuenta en su reparto con Caroline Barry, Christopher Lambert y Kelly Le Brock y se estrenó en septiembre de 2015 con el mismo título que la obra original de Nellie Bly.

Si deseais ver el tráiler, esta en inglés en la siguiente dirección:

http://www.10daysinamadhouse.com/

10_DAYS_Landing_Page_BG

Para saber más sobre periodismo de inmersión os aconsejo este libro:

“Periodismo de inmersión para desenmascarar la realidad” de Antonio López Hidalgo y Mª  Ángeles Fernández Barrero. Ediciones Comunicación Social.

LIBRO-INMERSION2