Resumiendo a Kapuscinski

“El periodismo está atravesando una gran revolución electrónica. Las nuevas tecnologías facilitan enormemente nuestro trabajo, pero no ocupan su lugar” – Ryszard Kapuscinski

Ramón Santos

Kapuscinski Falleció en enero de 2007, es decir, que le dio tiempo de comprobar cómo las nuevas tecnologías y sobre todo Internet entraba en nuestras vidas, de ahí que hiciera comentarios como el expuesto a modo de cabecera. Las siguientes líneas es un trabajo dividido en dos partes, por un lado un resumen de su libro  “Ryszard Kapuscinski. Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo” de ediciones COMPACTOS-ANAGRAMA. Y por la otra un análisis del autor y su obra.

Ryszard Kapuściński
Ryszard Kapuściński

Elementos específicos para todo periodista

Kapuscinski destaca al menos dos. […] El primer elemento es una cierta disposición a aceptar el sacrificio de una parte de nosotros mismos. Es esta una profesión muy exigente. Todas lo son, pero la nuestra de manera particular. El motivo es que nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día. No podemos cerrar nuestra oficina a las cuatro de la tarde y ocuparnos de otras actividades. Este es un trabajo que ocupa toda nuestra vida, no hay otro modo de ejercitarlo. O, al menos, de hacerlo de un modo perfecto […]

Queda claro que el periodismo es una profesión vocacional. Kapuscinski continua, añadiendo el segundo elemento […] El segundo elemento de nuestra profesión es la constante profundización en nuestros conocimientos. Hay profesiones para las que, normalmente, se va a la universidad, se obtiene un diploma y ahí acaba el estudio. Durante el resto de la vida se debe, simplemente, administrar lo que se ha aprendido. En el periodismo, en cambio, la actualización y el estudio constantes son la -conditio sine que non-. Nuestro trabajo consiste en investigar y describir el mundo contemporáneo, que está en un cambio continuo, profundo, dinámico y revolucionario. Día tras día, tenemos que estar pendientes de todo eso y en condiciones de prever el futuro. […]

El autor hace referencia en cierto momento de cómo funcionaba la información a principios del siglo XX […] Antaño, a principios de siglo, la información tenía dos caras. Podía centrarse en la búsqueda de la verdad, en la individuación de lo que sucedía realmente, y en informar a la gente de ello, intentando orientar a la opinión pública. Para la información la verdad era la cualidad principal. El segundo modo de concebir la información era tratarla como instrumento de lucha política. Los periódicos, eran instrumentos de diversos partidos y fuerzas políticas en lucha por sus propios intereses […]

Aquí se abre un gran telón para el debate donde no faltaran los que apelan porque la verdad sigue siendo bandera del periodismo y quienes aboguen por pensar que cada vez es más difícil defenderla. Y ya no solo por temas puramente político, que también por supuesto, sino por otro elemento que quizás tenga incluso mucho más peso y poder: me refiero al elemento económico, es decir, la publicidad.
En este sentido, Kapuscinski continúa apuntando […] En la segunda mitad del siglo XX, especialmente en estos últimos años, tras el fin de la Guerra Fría, con la revolución de la electrónica y de la comunicación, el mundo de los negocios descubre de repente que la verdad no es importante, y que ni siquiera la lucha política es importante: que lo que cuenta, en la información, es el espectáculo, Y, una vez que hemos creado la información-espectáculo, podemos vender esta información en cualquier parte. Cuanto más espectacular es la información, más dinero podemos ganar con ella […]

Vuelve a aparecer el tema económico ganando terreno, consiguiendo poder. Kapuscinski lo ve claro, el periodismo estaba perdiendo su principal valor ético por culpa del dinero. Sin embargo, nuestro experto periodista y maestro es optimista y piensa que sigue habiendo buen periodismo y perfectos periodistas capaces […] El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio. No hay otro periodismo posible. Hablo, obviamente, del buen periodismo […] Y cita a gente como Mark Twain, Ernets Hemingway o Gabriel García Márquez como ejemplos a seguir y leer.

En otro instante de su lectura encontramos una invitación a expandir nuestras mentes hacia el exterior para no quedarnos encasillados en un círculo que pueda volverse viciado. Habla de Europa […] Europa está rodeada por un inmenso y creciente número de culturas, sociedades, religiones y civilizaciones diferentes. Vivir en un planeta que cada vez está más interconectado significa tener en cuenta esto, y adaptarnos a una situación global radicalmente nueva […]

El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio.

En clara alusión al problema de la comunicación como herramienta periodística Kapuscinski realiza una recapitulación […] Hay un primer problema psicológico, que consiste en tener que hablar con personas a las que nunca antes hemos visto e intentar obtener lo máximo posible en encuentros que suelen ser brevísimos. El segundo problema es el lingüístico: a menudo, no logramos ni siquiera comunicarnos con el otro, porque no conocemos su lengua ni tenemos traductores a nuestra disposición. Y así, tal vez, construimos la historia basándonos solo en una percepción visual […]

Cuando le preguntan sobre las fuentes que utiliza para sus trabajos, él responde: […] Las fuentes son variadas. En la práctica, hay tres tipos. La principal son los otros, la gente. La segunda son los documentos, los libros, los artículos sobre el tema. La tercera fuente es el mundo que nos rodea, en el que estamos inmersos. Colores, temperaturas, atmosferas, climas, todo eso que llamamos imponderabilia, que es difícil de definir, y que sin embargo es una parte esencial de la escritura […]

Personalmente, estoy totalmente de acuerdo de manera especial en la tercera y última fuente a tener en cuenta. Es ese momento de inspiración del periodista donde convergen todos los datos, todas las imágenes y palabras, todo se funde y luego se envuelve para ser ofrecido. Lo grandioso de esto es que cada uno le dará un envoltorio diferente que a fin de cuentas es lo que marcara nuestra personalidad periodística.

Cuando se trata de hablar de las cualidades en periodismo, para el escritor, todo periodista es también de algún modo historiador […] Todo periodista es un historiador. Lo que él hace es investigar, explorar, describir la historia en su desarrollo. Tener una sabiduría y una intuición de historiador es una cualidad fundamental para todo periodista […]

Kapuscinski no duda en señalar durante la entrevista que le realizan y que se encuentra transcrita en el libro con el que estamos trabajando, a la prensa internacional de estar manipulada […] Y las razones de dicha manipulación son diversas. Hay, por ejemplo, razones ideológicas: entre las actividades humanas, los medios de comunicación son los más manipulados porque son instrumentos para determinar la opinión pública, algo que puede ocurrir de maneras diversas, dependiendo de quién lo gestione […]

Culmino este resumen con fragmentos del libro con una frase recogida de unas de sus páginas:

“Los temas principales que dan vida a las noticias del día deciden que pensamos del mundo y como lo pensamos”.

Analizando a Kapuscinski

“Mi forma de escribir es una combinación de tres elementos. El primero es viajar: pero no como un turista sino explorando. El segundo es leyendo sobre el tema. El tercero es la reflexión”.
Ryszard Kapuscinski

¿De qué nos habla Kapuscinski?

Nos habla de que hay un más allá en el contacto con la noticia. Un político se estremece ante una foto en la que se ve a un niño ensangrentado sirio después de un ataque. Piensa en su hijo de la misma edad. Esa noticia le impactó hasta el punto de no poder conciliar el sueño. Hay un condicionante muy potente en ella y no es la foto en sí, sino lo que hay más allá de la simple imagen, el dolor, la angustia, la tristeza, la rabia, la impotencia… las emociones. De eso habla Kapuscinski. El periodista debe saber esto y actuar.

¿Cuáles serian los ingredientes para un buen periodismo?

El buen periodismo se hace evitando fuentes del poder, se hace hablando a pie de calle con la gente. Se consigue buscando documentación, analizando, empatizando buscando una lectura de todas las partes. Teniendo en cuenta todos los detalles desde el principio. El periodista debe ser uno más, confundirse con los demás para poder escuchar desde dentro y ha de tener una especial predilección por todo lo concerniente al ser humano sin atender a ideologías. Si queremos escribir sobre una persona, lo primero que debemos hacer es conocerla. Algunos periodistas de primera plana han compartido un día o dos antes de la entrevista una cena en la que se han conocido mutuamente. El entrevistado se relaja y el entrevistador saca información vital para el guion.

El buen periodismo se hace evitando fuentes del poder, se hace hablando a pie de calle con la gente.

Kapuscinski nos habla del poder de la palabra. “Las palabras que circulan libremente” esas palabras que al tirano le dan tanto miedo sabedor de que son instrumento de revuelta, de organización y de lucha. Pero en la pobreza ocurre que “La pobreza no llora, la pobreza no tiene voz. La pobreza sufre, pero sufre en silencio. La pobreza no se rebela. Encontraréis situaciones de rebeldía solo cuando la gente pobre alberga alguna esperanza. Entonces se rebela, porque espera mejorar algo”. Es decir, solo cuando el débil usa la palabra es cuando empieza a encontrar el camino de su libertad así que al poder le interesa el silencio y no la palabra.

Vivimos la parte de la historia que nos toca vivir y la contamos, somos historiadores. No solo describimos lo que sucede, también contamos por qué sucede. El periodista busca realidades eliminadas de las líneas históricas. Aquello que no se contó, aquello a lo que no se le da importancia ni valor. Una misión destacable en el periodismo es la de ayudar al público a entender las situaciones. Ante la rapidez de los acontecimientos y la avalancha de información, la gente se pierde y busca a quien le de la información lo más fiel y completa posible. Pero ocurre que, en periodismo se puede manipular simplemente con no decir la verdad. Pero recordemos igualmente que según el autor que nos ocupa, los medios de comunicación son los más manipulados porque son instrumentos para determinar la opinión pública. Los temas principales que dan vida a las noticias del día deciden que pensamos del mundo y como lo pensamos.

Una misión destacable en el periodismo es la de ayudar al público a entender las situaciones.

El periodismo construye la opinión pública y también la realidad social del mundo: Esto está en la calle, la gente opina así, lo que no aparece en los medios, no existe. Sin embargo, los medios suelen competir entre sí dejando a un lado su verdadero objetivo de informar a la gente. Los medios tienden a atender solo lo que les interesa y tratan las noticias que a las que se les ofrece una posible solución. Es decir, lo menos complicado posible, sin entrar en laberintos. Sobre esto el escritor opina: “El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio. No hay otro periodismo posible. Hablo, obviamente, del buen periodismo”.

Para Kapuscinski hablar del Tercer Mundo no es hablar de continentes o razas, es hablar de personas en estado de pobreza que habitan cualquier rincón de este planeta. Para el él es un concepto “existencial” sin soluciones a corto ni largo plazo de tiempo. Para él los pobres del mundo son lo más importante.

El concepto de los Annales consiste en dejar a un lado los acontecimientos históricos contados solo desde el prisma político y del individuo protagonista de trabajos de la historiografía contemporánea. Es preferible observar y hablar de lo humano, de la gente. De la gente común y de esa gente pobre también, de la gente que sufre, la marginada, la olvidada, la que emigra a la fuerza, la que lucha por sobrevivir y que busca un nuevo horizonte. Para Kapuscinski, la gente es su principal fuente de trabajo. Y nos habla de la diversidad de convivencia, de aceptar lo que no es igual, de que todo es relativo. Con todo sin duda, una gran lección de periodismo.

Anuncios

El periodismo de hoy

¿Se hace hoy un periodismo riguroso y honesto?
¿Qué podemos hacer ante las noticias falsas y los bulos?
¿Usamos bien el contenido fotográfico de un suceso grave?
¿Cuáles son los límites del periodismo ciudadano y el ‘user generated content’?
¿Es buena la comunicación corporativa, cuándo y por qué?
¿Cómo comunicar en momentos de crisis?

Estas son las principales preguntas a las que responde este artículo del que os dejo enlace, firmado por el periodista y antropólogo Miguel Pellicer. Considero que es de vital importancia que todos los que nos dedicamos al periodismo sepamos responder ante situaciones difíciles y complicadas como la ocurrida en el atentado de Barcelona del pasado día 17 de agosto.

Reflexiones de comunicación sobre el atentado de Barcelona – M. Pellicer

 

Foto: Pixabay

 

 

Periodismo fotográfico

Los medios de comunicación pueden influir en las realidades que relatan.

La fotografía periodística en concreto contribuye también a esa visión subjetiva.

Ramón Santos

En materia de relaciones internacionales, los medios de comunicación son un claro elemento que puede afectar en la toma de decisiones en política exterior. La escritora e intelectual Susan Sontag detalla en su libro “Ante el dolor de los demás” esa influencia que los medios, en especial la televisión y la prensa gráfica posee sobre los espectadores, sobre los lectores, sobre las personas en definitiva. Susan es considerada como una de las intelectuales más influyentes en la cultura estadounidense.

Susan Sontag

ante el dolor de los demas - sontag

Durante el siglo XIX la fotografía al servicio de los militares ofrecían imágenes bélicas impactantes que habían sido manipuladas intencionadamente que cambiaban la realidad.

Detalle de la toma de Berlín. En la foto de la izquierda uno de los soldados lleva varios relojes provenientes de los habituales saqueos. En la foto de la derecha han desaparecido.

Con la llegada de la guerra de Vietnam las imágenes captadas ya no son retocadas. Los reporteros gráficos desplazados a estos conflictos descartan manipular sus reportajes ya que prefieren ofrecer la cruda realidad tal cual es.

Eddie Adams en Vietnam
Terrible escena captada por la cámara del fotógrafo de guerra Eddie Adams en una calle de Saigon durante la guerra de Vietnam, con la que incluso ganó un premio Pulitzer en 1968.

Con la llegada de la fotografía digital se inicia una nueva era en la prensa gráfica. Se produce un nuevo efecto en la relación entre fotografía y realidad. El testimonio gráfico y la noticia. Un nuevo efecto que prolonga la intervención a cualquier persona testigo del acontecimiento. La imagen de la noticia ya no es solo captada por el periodista o fotógrafo profesional sino por cualquiera que  tenga un móvil con el que hacer una foto o incluso un video en el momento en el que se produce. Herramientas como Bambuser, Periscope, Streamago, Meerkat, Storymaker, etc son algunas de las muchas aplicaciones que se han creado especialmente para el formato de video y fotografía adaptado en móviles para contar historias en directo o en diferido. Esto no quiere decir que cualquiera puede ser un reportero gráfico. Significa que las posibilidades de captar la noticia en el momento justo en el que se produce es más fácil. Son, por así decirlo, nuevas fuentes para el periodismo de hoy en día.

noticia_normal

 

Para ampliar información:

 


 

Los emoticonos o la necesidad de vernos las caras.

Ramón Santos

Los emoticonos o los smileys (yo prefiero llamarlos por lo primero) son ya parte de nuestra vida. Nacieron como una solución a la falta de humanidad en los chat y en los textos en general que escribimos en la red. Tanta palabra sin una expresión resultaba demasiado frio. No es lo mismo que el cara a cara. Con un emoticono ya podíamos expresar como nos sentimos, si estamos tristes, alegres  o enfadados. Los emoticonos son ya efectivamente parte de nuestro sistema de comunicación a través de la red de redes. Especialmente cuando estamos en escenarios sociales pero también en los emails por ejemplo.

Junto estos elementos nos encontramos también con otros códigos de conducta que sirven para reconocer o dar a conocer estados de ánimo o intenciones. Me vengo a referir a cuando escribimos con mayúsculas cualquier texto. Esto se interpreta como un tono de voz elevado y habitualmente es considerado de mala educación o cuando menos algo desagradable. (A nadie le gusta que nos griten).

No queda ahí la cosa, cuando escribimos en las redes los silencios son significativos, casi tanto como lo son en las conversaciones reales del cara a cara. Igualmente interpretamos los cambios de ritmo en la escritura, podemos pensar que no se nos está escuchando o atendiendo debidamente, o dudando. La evitación de respuestas nos produce ansiedad o intranquilidad porque no sabemos lo que piensan de nosotros… Como vemos escribir en la red de redes es algo más que eso simplemente. Es todo un lenguaje. Una forma de expresión actual que sigue su evolución.

Para concluir y en relación a los emoticonos os dejo esta tabla con los diferentes símbolos del teclado usados para escenificarlos.

smileys