Los emoticonos o la necesidad de vernos las caras.

Ramón Santos

Los emoticonos o los smileys (yo prefiero llamarlos por lo primero) son ya parte de nuestra vida. Nacieron como una solución a la falta de humanidad en los chat y en los textos en general que escribimos en la red. Tanta palabra sin una expresión resultaba demasiado frio. No es lo mismo que el cara a cara. Con un emoticono ya podíamos expresar como nos sentimos, si estamos tristes, alegres  o enfadados. Los emoticonos son ya efectivamente parte de nuestro sistema de comunicación a través de la red de redes. Especialmente cuando estamos en escenarios sociales pero también en los emails por ejemplo.

Junto estos elementos nos encontramos también con otros códigos de conducta que sirven para reconocer o dar a conocer estados de ánimo o intenciones. Me vengo a referir a cuando escribimos con mayúsculas cualquier texto. Esto se interpreta como un tono de voz elevado y habitualmente es considerado de mala educación o cuando menos algo desagradable. (A nadie le gusta que nos griten).

No queda ahí la cosa, cuando escribimos en las redes los silencios son significativos, casi tanto como lo son en las conversaciones reales del cara a cara. Igualmente interpretamos los cambios de ritmo en la escritura, podemos pensar que no se nos está escuchando o atendiendo debidamente, o dudando. La evitación de respuestas nos produce ansiedad o intranquilidad porque no sabemos lo que piensan de nosotros… Como vemos escribir en la red de redes es algo más que eso simplemente. Es todo un lenguaje. Una forma de expresión actual que sigue su evolución.

Para concluir y en relación a los emoticonos os dejo esta tabla con los diferentes símbolos del teclado usados para escenificarlos.

smileys

Anuncios