+DISCOS: A Night at the Opera – Queen – 1975

Ramón Santos

A Night at the Opera fue muy bien recibido por la prensa y crítica musical del momento. Co-producido por Roy Thomas Baker y Queen el disco se convirtió en el más vendido pero también la producción más cara de la banda. Sus creadores querían hacer del álbum algo diferente y mezclaron estilos tan diferentes como el pop, el hard rock, la ópera y el music-hall. El resultado fue el cuarto trabajo en disco del grupo al que dieron en titular“A Night at the Opera”un título escogido a propósito de la obra con idéntico nombre cinematográfico de los hermanos Marx.

El repertorio está muy bien logrado y acabado. En total son doce temas con piezas destacadas como “Death on two legs”, “Lazing on a sunday afternoon”, “You’re my best friend”, “I’m in love with my car”, “Love of my life” y, por supuesto la mayor de todas, “Bohemian Rapsody”.
Queen quería experimentar con las nuevas técnicas de grabación existentes en aquella época. El sonido estéreo era una de ellas por ejemplo. Igualmente quisieron dar un toque de humor a todo el contexto general del álbum. En 2005 salió al mercado una edición especial con motivo del trigésimo aniversario. Un DVD con comentarios de los componentes de la banda, videos originales de las canciones y otros detalles iban en esa edición remasterizada. Unos años antes, en 2002 había sido catalogado como disco de Platino.

Los miembros de Queen se distribuyeron así durante las grabaciones del disco:
Freddie Mercury al piano y voz
Brian May con el Banjo y Ukelele, guitarra, y voces adicionales, voz principal en los temas “39” y “Good Company”.
John Deacon al bajo, piano eléctrico y contrabajo.
Roger Taylor en la percusión, batería y voz principal en “I’m in Love with My Car”.

Como anécdotas o detalles se cuenta que el tema “Death On Two Legs (Dedicated To…)”, compuesto por Freddie Mercury, está dedicado indirectamente al ex mánager de la banda, Norman Sheffield y este interpusó una demanda contra la banda por ello. Lo verdaderamente cierto es que con este trabajo Queen no solo se consolida definitivamente en el panorama musical de aquellos días sino que consigue iniciar su importante escalada de éxitos.

Anuncios

El pelotazo polémico de la Drag Queen Sethlas en el Carnaval de Canarias

Ramón Santos

Algunos de los presentes en la Gala Drag Queen del Carnaval de Canarias 2017 aún permanecen a fecha de hoy paralizados por la escena, otros sin embargo siguen celebrando manos en alto la actuación de la Drag Queen Sethlas que se transformó primero en virgen y luego en señor (de la noche).

De los comentarios en las redes surgen opiniones diversas. Por un lado están los que defiende la puesta en escena y por la otra los que afirman que es una falta de respeto hacia la religión cristiana. Hay quien apunta a que es una imagen negativa que se ofrece a la iglesia de cara a los homosexuales. También se leen opiniones comparativas con la religión del mundo árabe que dicen,  no permitiría tal imagen.

Los que conocemos el carnaval sabemos que es una fiesta pagana donde “casi todo” en materia de disfraces está permitido. No hay Carnaval donde alguien no se disfrace de monja o sacerdote, por ejemplo. ¿Es eso una falta de respeto? Habrá quien si lo vea como tal pero la mayoría lo aceptamos sin mayor problema moral.

Quizás otra cosa sea el grado atrevido al que ha querido llegar el concursante de la gala, donde por cierto ganó el primer premio. Y por otro lado, no sabemos como la escena ha podido impactar en el mundo cofrade canario donde existe una tradición muy antigua.

El uso de símbolos cristianos en el mundo del espectáculo ya sea en formato de imagen o de palabra no es nuevo, no lo ha inventado Sethlas. Madonna, por ejemplo,  los ha usado en su carrera dentro de la música. Es fácil encontrar cruces y otros elementos religiosos en los videoclips de la cantante. De hecho en cierta ocasión llega a decir lo siguiente: “Los crucifijos son sexys porque tienen a un hombre desnudo en él” Esta frase fue publicada en la revista Spin Magazine en 1985.

Ya en la gala del año pasado el Drag Queen Sethlas protagonizó un espectáculo muy a su estilo con la representación “El tamaño sí importa” con el que quedó en segundo lugar. Está claro que en esta edición Sethlas iba a por todas aunque esto causara estupor en unos, y alegrías en otros. Con el título “¡Mi cielo! yo no hago milagros, que sea lo que dios quiera” la Drag Queen se presentó ante el público acompañada por unos penitentes –capirotes incluidos- como una virgen con corona en su pedestal.  Después de retirarse de la escena vuelve esta vez como un crucificado, mientras una voz en off recita el principio de la oración del Padre Nuestro. La Drag Queen continua con su coreografía pronunciando las palabras “¿Quieres mi perdón? Agáchate y disfruta. Siénteme en tu boca, arrodíllate…” Todo un derroche de imaginación y atrevimiento a ritmo de sonido house que culmina con un “Amén”.

En el Canal Canarias7 de televisión el autor de la representación tuvo oportunidad de hacer sus declaraciones a los medios acerca de la polémica creada. En este video declara que efectivamente buscaba polémica pero al mismo tiempo pedía perdón si alguien se había ofendido con la actuación. Puedes ver el video con sus declaraciones completas aquí: http://www.canarias7.es/multimedia/video.cfm?id=14019

El mundo es así de complicado como dirían algunos.