Un caso: El incendio en la fábrica de blusas de Nueva York

Ramón Santos

El devastador incendio del 25 de marzo de 1911, que acabó con la vida de 146 trabajadores de los 500 que tenía la Triangle Shirtwaist Company (Compañía de Blusas Triángulo) en Nueva York marcó un antes y un después en las leyes de regulación y control en materia de seguridad laboral en las fábricas americanas. Tuvo que suceder una tragedia para que se llevaran a cabo acciones de prevención, especialmente, en materia laboral. Desde entonces la prensa tuvo claro su cometido de no solo informar sino denunciar. Del mismo modo, la prensa supo aprovechar los acontecimientos para vender más ejemplares. Había despegado definitivamente la prensa popular y sensacionalista.

En 1911 y en el plano periodístico estamos en la era del reporterismo y de los grandes magnates de la prensa. Nueva York tenía serios problemas especialmente en el plano laboral. Antes de 1911 ya existían al menos 500 fábricas dedicadas a la industria textil y las condiciones de trabajo no eran muy buenas. Cada día se afiliaban nuevos miembros al sindicato de trabajadores de la ropa, el International Ladies Garment Workers Union. Durante varios meses las manifestaciones eran constantes y finalmente se consiguieron mejoras en al menos 300 fábricas. Solo esto, unido al sufragio universal proporcionaba a la prensa suficiente material informativo todos los días en sus agendas.

En la tarde del 25 de marzo de 1911, un fuego en la fábrica de la Compañía de Blusas Triángulo acabó con la vida de 146 personas, en su mayoría inmigrantes y mujeres. El fuego comenzó en un cubo de trapos y se extendió por las plantas octava, novena y décima. Demasiado alto para las escaleras de bomberos. En aquellos días en Nueva York trabajaban durante muchas horas al día por encima de ese nivel quinientas mil personas, era por tanto un motivo de preocupación constante en materia de seguridad laboral. Aquel incendio fue la gota que colmó el vaso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

NOTA: A través de los enlaces que se ofrecen al final, pueden acceder a sitios donde ver más fotografías sobre el siniestro.

Después se sabría que, la prensa dio fiel cuenta de ello, la compañía había incumplido algunas de las normas básicas de seguridad que por aquel entonces ya se imponían. Por ejemplo las puertas de las fábricas debían abrirse hacia fuera. En la Compañía Triángulo lo hacían hacia dentro. La ley decía entonces que durante la jornada de trabajo no se podían cerrar con pestillo las puertas, pero en esta Compañía sí las cerraban para poder controlar a los trabajadores. Esto sería un factor determinante ya que muchas de las trabajadoras quedaron encerradas al intentar salir huyendo de las llamas y el humo. Algunas murieron al tirarse por el hueco de los ascensores. Datos del libro: “La otra historia de los Estados Unidos” de Howard Zinn. (1999: 289), en la que además incluye este fragmento de la crónica del periódico The World de Nueva York:

“Hombres, mujeres, muchachos y muchachas se amontonaban en las repisas de las ventanas gritando, y se arrojaban desde lo alto las calles. Saltaban con sus ropas en llamas… Las chicas se abrazaban y saltaban -lastimoso compañerismo nacido al borde de la muerte”.

Dibujo realizado durante el juicio en el que aparecen los propietarios de la fábrica escuchando testimonios en su contra.

 

En el juicio final celebrado en diciembre del mismo año, los propietarios de la fábrica, Max Blanck e Isaac Harris quedaron absueltos. La tragedia marcó un antes y un después no solo en materia de seguridad en el trabajo, sino que marcó la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

 

 

 

Los recursos gráficos ayudaban a aumentar el dramatismo de las noticias, además tenían la particularidad de que las escenas planteadas del acontecimiento podían ser solo fruto de la imaginación de la redacción y/o el mismo dibujante. A mayor espectacularidad de la imagen más lectores, más ventas.

Caricatura de inspector de edificios (Izq.) y un dibujo de un responsable de la fábrica impidiendo la salida de los trabajadores y trabajadoras.

El incendio, que los medios populares denominaron como “La fábrica del horror” ocupó muchas páginas y portadas durante los siguientes días del suceso e incluso un seguimiento durante los años posteriores. Mientras que algunos periódicos le dedican escuetos espacios y líneas, otros amplían con fotografías y gráficos incluidos en varias páginas la misma noticia. Es el caso por ejemplo, de The Tacoma Times y The New York Tribune para ilustrar ambas formulas de información. Debido a las restricciones del papel y su precio, los formatos eran de sábana y mayoritariamente con seis o siete columnas. The New York Daily Graphic en 1880, fue el primer periódico que publicó una fotografía con la técnica del fotograbado. Esta es una selección de algunos titulares relacionados con el incendio en diferentes periódicos:

1. “Criminal Action to Follow Fire HorrorThe Tacoma Times (Tacoma, WA), 27 de marzo, 1911 – UN ACTO CRIMINAL PROVOCA UN FUEGO DE HORROR. Anuncia que ningún fabricante de blusas de la ciudad trabajará cuando se realice lo que ellos denominan “el monstruoso funeral”.
The Tacoma Times vuelve a escribir sobre el incendio el 4 de abril dando otros detalles del suceso pero esta vez publica en páginas interiores: “Only Fire Escape in New York Sweatshop Fire was a Fire Trap – UNA SIMPLE SALIDA DE INCENDIOS EN MALAS CONDICIONES SE CONVIRTIÓ EN UNA TRAMPA.
2. “New York Horror to be ProbedThe Democratic Banner (Mt. Vernon, OH), 28 de marzo, 1911 – EL HORROR DE NUEVA YORK INVESTIGADO.
3. “Not a Chance for the GirlsThe Yakima Herald (Yakima, WA), 29 de marzo, 1911 – LAS CHICAS NO TUVIERON OPORTUNIDAD – Páginas interiores.
4. “Jury Indicts Two for Factory FireThe Washington Herald (Washington, DC), 12 de abril, 1911 – DOS ACUSADOS POR EL JURADO EN EL INCENDIO DE LA FÁBRICA – Un breve en el que se da cuenta de que varias testigos del incendio decían que las puertas habían sido cerradas.
5. “Pictures Showing Scenes at Waist Factory Fire Horror in the Heart of New York CityThe Logan Republican (Logan, UT), 20 de abril, 1911 – FOTOGRAFÍAS QUE MUESTRAN ESCENAS DEL FUEGO EN LA FÁBRICA DEL HORROR EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD DE NUEVA YORK.
6. The New York Tribune fue el periódico que más titulares dedicó al incendio. Estos son algunos en orden cronológico:
More than 140 Die as Flames Sweep through Three Stories26 de marzo – MÁS DE 140 FALLECIDOS POR LAS LLAMAS A TRAVÉS DE TRES PLANTAS.
Cigarette Caused Factory Fire27 de marzo – UN CIGARRILLO LA CAUSA DEL INCENDIO EN LA FABRICA.
Labor Condemns Horror27 de marzo – LOS TRABAJADORES CONDENAN EL HORROR.
“Girls Swear Door Locked, Another Block,” 29 de marzo – LAS CHICAS JURAN QUE LAS PUERTAS ESTABAN CERRADAS Y OTRAS BLOQUEADAS.
Inquiry Planned to Stop Factory Fires9 de mayo – SE ESTUDIAN PLANES PARA FRENAR LOS INCENDIOS EN FÁBRICAS.
Harris and Blanck Acquitted by Jury28 de diciembre – HARRIS Y BLANCK ABSUELTOS POR EL JURADO.
Asch Building Fire Helps to Better Laws25 de marzo de 1912 (justo un año después) – EL INCENDIO DEL EDIFICIO ASCH AYUDA A MEJORAR LAS LEYES.

Cabeceras de algunos de los diferentes periódicos que trataron la noticia.

La magnitud del caso del incendio en la fábrica de blusas de Nueva York de 1911 provocó una ola de denuncias sociales y laborales de las que la prensa se hacía constante eco. Aquel incendio no fue el único incidente relacionado con la industria y el mundo laboral y las manifestaciones buscando mejoras laborales estaban a la orden del día, incluido el sufragio universal y de todas ellas daban cuentas los diferentes periódicos independientemente si eran de prensa popular o de calidad.

Os dejo a continuación algunos lugares en la red para ampliar información al respecto. Diversos sitios web relacionados con el incendio de la fábrica en 1911:

Web creada en 2011 para conmemorar los 100 años del devastador incendio. Contiene valiosos testimonios, imágenes y aportes diversos.

http://open-archive.rememberthetrianglefire.org/

Articulo de Francisco Navarro, Licenciado en Historia en la Universidad de Granada en el que relaciona el trágico suceso con el Día Internacional de la Mujer.

https://revistadigital.inesem.es/educacion-sociedad/el-origen-del-dia-internacional-de-la-mujer/

Sitio web especial dedicado al incendio con muchos detalles incluida una cronología de los acontecimientos hasta el día fatídico y años posteriores.

https://web.archive.org/web/20081114091943/http:/www.law.umkc.edu/faculty/projects/ftrials/triangle/trianglefire.html

Este artículo, que aquí se presenta, formó parte de un trabajo realizado para la asignatura Historia del Periodismo Universal en la Facultad de Comunicación de Sevilla en 2019. Todo su contenido es el resultado de mi labor de investigación para su realización.
Anuncios

Vuelve El Caso, a la tele.

¿Cuántas cabeceras habré reservado yo en aquel pequeño habitáculo de la librería y papelería Bozano en La Isla? Estoy remontándome hacia principios de los años 80. Aquellas cabeceras eran indispensables para  la contabilidad de ejemplares vendidos del distribuidor.  Se cortaban usando una regla procurando que quedara visible el nombre del ejemplar y la fecha de publicación. Era una labor cansina, monótona. No solo era llevada a cabo con El Caso sino con el resto de la prensa del día o semanal y adema también con algunas de las revistas del momento. Otras, las más importantes como el Hola se devolvían completas.

Ahora, en la distancia del tiempo, pienso en que debería haber guardado algún ejemplar como hice con otros rotativos. Ya sea por nostalgia o por interés testimonial. En estos días en los que al parecer están en auge las series españolas, han creado una dedicada a este periódico y las vicisitudes por las que debió pasar teniendo en cuenta la época que le tocó.

Hoy la prensa vende más con los casos de corrupción y los rifirrafes políticos. Son los que ocupan las cabeceras principales y de vez en cuando alguna noticia trágica, que devuelve a los lectores aquel morbo con el que se leía El Caso cada semana. Y es que es triste, pero es así, las buenas noticias, no son noticias.

RS 2016

El-Caso-Jun-1981-38_5.jpg
Fuente de la imagen