Los eternos típicos tópicos

Ramón Santos

Me llamó la atención este mes de agosto un comentario realizado en un programa de una de las cadenas de radio que operan a nivel nacional. Se trataba de una propuesta a los oyentes para contar historias relacionadas con vivencias cotidianas. En concreto y resumiendo, era si se había encontrado durante un viaje con gente conocida. Una señora llama al programa y dice que es de Sevilla. Como andaluz me sentí un tanto asombrado cuando escucho de unos de los interlocutores algo así como que siendo de tierra andaluza se nos conoce fácilmente, porque enseguida empezamos a tocar las palmas… por unos momentos tuve la tentación de llamar al citado programa para reprochar tal comentario o cuando menos hacer ver mi opinión al respecto, pero no lo hice. Y este es el principal motivo por el que escribo estas líneas.

Sé que existe una corriente cultural y divulgativa que aboga por la defensa del andaluz como lengua y cultura. Conozco a personas que escriben sobre ello y lo defiende a capa y espada. Pero pienso que es como gritar al viento si no ponemos todos los andaluces de nuestra parte por remediar esta situación de tipismo barato. Me refiero a que debemos salir altivos cuando escuchemos algún comentario similar en cualquier situación. Es nuestro deber personal como andaluces recriminar, reprender y desaprobar todo comentario en el que se haga alusión al andaluz toca-palmas, flamenquito, torero, cantaor, cuenta-chiste y lo que es peor aun; vago, flojo o analfabeto.

Recuerdo una canción de Paco Herrera “Típicos tópicos” de 1982 en la que se hace referencia a esta temática con detalles en su letra como este: “Estando al norte del sur, pasando Despeñaperros, al decir –soy andaluz- ya los tienes sonriendo. Por toda contestación dicen en plan jaranero -¡Ele el salero chiquillo, de Andalucía nameno! “ que pena. Y que lastima también, que no se destacará en el panorama musical de nuestro país a cantautores como el citado Paco Herrera que tiene un importante legado musical digno de interés y que yo personalmente además, incluiré dentro del saco del Rock andaluz. Pero eso es otra historia.

Volviendo al tema central, es intolerable que aún hoy en pleno siglo XXI, en este 2017 tengan los andaluces que escuchar y soportar comentarios como el interlocutor radiofónico citado al principio. Seguro que si le recriminamos su actitud nos saldrá al paso con semejanzas y chascarrillos de otras comunidades, que si los vascos nacen donde quieren, que si los catalanes son rascos… El citado comentario, motivo de estas líneas, quizás pueda quedar pasajero durante una conversación casual, en la calle, en el trabajo, en su casa, pero no en una emisora de radio que emite en lo nacional. Es ahí donde radica la motivación de esta opinión. Eso me indigna personalmente más.

Entiendo que los medios de comunicación en general tienen como uno de sus objetivos la educación. Educar. Pues manos a la obra. Eduquemos. Por ejemplo, si alguien en una tertulia dice una palabra malsonante de inmediato el resto de los presentes le llama la atención mencionando la hora de la emisión o simplemente el tono del comentario en cuestión. Sin embargo, si alguien en esa misma tertulia hace una insinuación “ocurrente” con el andaluz, todos ríen sin acudir a ninguna llamada de atención. Este tipo de situación se sigue produciendo hoy y no debería ser así.

Esto da pie a hacer ese llamamiento popular a todos los andaluces y andaluzas para que no se encojan, no se detengan cuando alguien quiera menospreciar nuestra forma de hablar, de ser, de pensar, de vivir… El mensaje debe ser claro: De manera serena, esto es lo que hay. Respétalo como nosotros respetamos lo de las demás comunidades. Es así de sencillo, así de fácil. El tema tiene para rato, así que voy a dejarlo aquí por el momento. Hasta que me encuentre con algún otro ejemplo relacionado en el que se discrimine al andaluz como expresión lingüística.

 

Libros interesantes

El periodismo digital, herramientas

Ramón Santos

Hace unos días llegó hasta mi un libro que considero muy interesante para la profesión independientemente a si eres ya periodista o estás en camino de serlo. Su título es “Periodismo en la web. Lenguajes y herramientas de la narrativa digital”. Ha sido escrito por docentes e investigadores universitarios de Córdoba, Catamarca y Santa María (Brasil) así como periodistas de medios onlines . Uno de los capítulos del libro está dedicado a herramientas digitales para el trabajo de periodistas y comunicadores. Y de ese apartado extraje este pequeño surtido a modo de ejemplo. El resto lo podréis encontrar en el ejemplar en PDF cuya dirección también os dejo aquí al final.

En alguna ocasión hemos tenido la intención de colocar gráficos a alguno de nuestros trabajos pero no sabíamos cómo crearlos. Existe, como casi todo en internet, varios sitios donde ofrecen este tipo de herramientas. Uno de ellos es https://public.tableau.com/es-es/s/

Si queremos buscar imágenes libres de derechos de publicación podemos acudir entonces a https://morguefile.com/

Para crear líneas de tiempo podemos empezar investigando con estas dos: https://knightlab.northwestern.edu/ y http://drawanywhere.com/

Finalmente, este es el enlace al PDF del libro con el que estoy seguro conseguiréis ampliar conocimientos dentro de la profesión: https://rdu.unc.edu.ar/handle/11086/1675

“Periodismo en la web. Lenguajes y herramientas de la narrativa digital” se hizo posible gracias al trabajo de los profesionales de la Comunicación: Mónica Viada, Ana Evangelina Quiroga, Mirta Clara Echevarría, Marta Pereyra Quinteros, Gonzalo Prudkin, Patricia Cravero y Virginia Digón.

NOTA: Cuando accedas al sitio del libro no olvides echar un vistazo al fichero de licencia Creative Commons.

2014-periodismo-en-la-web-pdf