La mujer de los años 20: rompiendo moldes

 Ramón Santos

Las mujeres de principios de los años 20 estaban decididas a cambiar los papeles sociales con los que se las identificaba. A principios del siglo XX, el hombre predominaba dentro del panorama social, pero existía también una tendencia cada vez mayor por parte de las mujeres por ocupar un puesto diferente. Es la historia de unas mujeres que desechaban su condición impuesta como seres delicados, mujeres inconformistas que ansiaban una libertad en lo social.

Después de la I Guerra Mundial (1914-1918), el mundo comenzó a cambiar, la gente tenía necesidad de disfrutar de la vida y dejar atrás las penurias que siempre trae un conflicto bélico. Durante aquellos años 20 en algunos países centro europeos prevalecía el deseo de no privarse de nada sin importar el qué dirán de la gente. Fiestas, libertad sexual, expresiones artísticas vanguardistas, la creatividad era la protagonista. Prácticamente no había limites.

Desde América llegaba al continente europeo el “American way of life”. Vivir al estilo americano significaba vivir bien, vivir mejor, un bienestar social con comodidades y libertades y lo lógico es que todo el mundo quisiera seguir esa tendencia en sus vidas. De Estados Unidos, donde por cierto, se había impuesto la “Ley Seca”, llegarán igualmente nuevos sonidos, el Jazz en especial pero también bailes como el Charlestón que junto al Foxtrot serían las estrellas de las pistas de baile.

https://superretro.com/charleston-dance-contest-in-front-of-st-louis-city-hall-missouri-1925/
Concurso de baile Charleston frente a salón de la ciudad de San Louis, Missouri en 1925.

En general se respiraba con los cambios, un cierto ambiente de optimismo contagioso. De repente, la mujer, aprovechando la situación, inicia una serie de transformaciones que comienzan por su forma en el vestir. Las mujeres de los años 20 rechazan las cinturas perfiladas, abandonan la imagen de silueta femenina para crear una nueva manera de vestir con trajes más parecidos al gremio varonil. Trajes rectilíneos, trajes con corbata, o el esmoquin. Complementariamente sus peinados son cortos al estilo “Bob cut”. Europa se convierte en el epicentro de estos grandes cambios y dentro de ella, Francia y Alemania lideraran su evolución.

De esta revolución femenina en los años 20, surge una nueva mujer en una sociedad de hombres y para denominarlas aparece el estilo Garçonne. Mujeres que reclamaban y exigían libertad de expresión, un cambio en la moral reinante y las costumbres.

Con el movimiento Garçonne en Europa la mujer adquiere una nueva dimensión social, ya no es la humilde y ponderada figura femenina que solo sirve para adornar en la vida social acompañando al hombre. Ser Garçonne es vestir con ropa cómoda, es andar de forma natural sin exageraciones ni estilos preconcebidos, la mujer Garçonne puede fumar en sociedad si así lo desea o incluir su opinión en tertulias sobre temas antes limitados como la política o la economía, son mujeres decididas y entusiastas.

La actriz de cine alemana Marlene Dietrich representando el estilo Garçonne.

Los años 20 fueron años rompedores en este sentido. Las mujeres estaban cansadas de ser usadas por el hombre como algo bello e intocable. El ideal de belleza femenina va a cambiar por completo. Por primera vez la mujer coge las riendas de su propia existencia y se lanza a vivir la vida con intensidad sin ningún tipo de prejuicio. En realidad su intención no era ser como los hombres, sino dejar de ser esclavas de ellos. Lejos de querer provocar, el mensaje de las mujeres de entonces era más bien una búsqueda por la igualdad de oportunidades en la vida cotidiana.

Por otro lado estaba también el movimiento de las mujeres Flappers surgido en los Estados Unidos y seguido por muchas mujeres jóvenes en Europa; Londres y París principalmente, que lucían faldas cortas, un resaltado maquillaje y un espíritu rebelde ante las normas sociales.

Chicas Flappers.

Tal fue la intensidad de la moda Flapper, que a principios de la siguiente década el cine dedicaría una serie de dibujos animados inspirados en la figura de una chica Flapper con un personaje de chica al que llamarón Betty Boop”.

Sin embargo no debemos confundir la moda Flapper con la moda o el estilo Garçonne. Las primeras eran más alocadas. Solían asistir a locales clandestinos donde bailaban Charlestón con desenfreno, fumaban, conducían coches y hablaban de la libertad sexual. Por su parte, las mujeres que seguían el estilo Garçonne defendían la igualdad con los hombres en el plano social, vestían con elegancia y su nivel cultural solía ser mayor que el de las chicas Flappers.

Ante toda esta agitación femenina de los alegres años 20 asoma el nombre de una mujer: Gabrielle Bonheur, aunque será recordada más popularmente como Coco Chanel.

Chanel fue una diseñadora francesa que revolucionará el mundo de la costura durante los años de entre guerras. Conociendo de cerca cómo evolucionaba aquella tendencia femenina con ansias de libertades, Chanel trabaja en los nuevos modelos de vestidos que marcaran toda la década.

Coco Chanel.

La diseñadora supo mezclar los conceptos en el vestir del hombre y la mujer creando una nueva gama de vestimenta con la que liberaría a las mujeres de aquellos insufribles corsés. Pero además, y en su empeño por fabricar nuevos retos, Chanel logra su máximo exponente con el famoso “La petite robe noire”, un traje totalmente de color negro que a la postre se convertirá en un símbolo de la elegancia.

Es famosa la frase de la diseñadora cuando tuvo la idea durante el trascurso de una celebración en la que todas las mujeres asistentes llevaban vestimentas de colores en tonos claros: “Voy a joder a todas estas mujeres con el color negro”, dijo.

El aporte de Coco Chanel a la moda y los deseos imperiosos de aquellas mujeres durante los años 20 marcarían todo un momento en la historia de la sociedad del siglo XX.

La petite robe noire de Chanel.

En general, los años 20 fueron años de cambios en el arte, la literatura, el cine, en todas las expresiones humanas. París y Berlín eran los puntos de referencia esenciales. El American way of life reinó en Europa y ayudó para que la mujer se sintiera por fin liberada de la opresión de aquella sociedad de hombres. España se mantuvo alejada de estas influencias y modernidades salvo por artistas como Rafael de Penagos que supo plasmar el momento que le tocó vivir a través de sus dibujos y el Art Déco.

Al final, todo desapareció antes de la llegada de los años 30. La crisis en Estados Unidos provocada por la caída de la Bolsa de Nueva York en octubre del 29 ocasionó la Gran Depresión y motivó que los americanos dejaran de invertir en Europa y por su parte el nazismo y la inclinación hacia la ultraderecha en el continente europeo consiguió eliminar aquella efervescente locura creativa y la pasión de los felices años 20 se disipó irremediablemente.

Protegido: La Historia del Rock Andaluz

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: