La Pesadilla de Darwin

El lago Victoria en Tanzania país situado en la costa este de África Central alberga una industria pesquera que produce 500 toneladas de pescado al día que nutre a 2 millones de personas de Europa. Paradójicamente en aquella parte del planeta la gente es la más pobre y tienen que conformarse con las sobras de las fábricas donde se filetea el pescado. Sin embargo el lago se muere por falta de oxigenación. La Perca del Nilo es un pez no autóctono que ha terminado por devorar la población primitiva del lago encargada en el ecosistema de mantenerlo mediante el consumo de algas y otros procesos. Este problema unido a la escasez de lluvias para el arroz hace de Tanzania un país prácticamente sin alimento alguno. El Programa Mundial de Alimentos pide a la Comunidad Internacional dinero para  la alimentación de los 2 millones de personas que tienen que sobrevivir con menos de un dólar al día. Cantidad insuficiente para poder comprar comida en el mercado si esta llegara.

El alcoholismo de muchos padres que abandonan los hogares hace a los niños huérfanos y sus esposas para sobrevivir tienen que prostituirse causando circuitos de contagio para enfermedades como el VIH. Esos niños viven en la calle a expensas de las drogas y sin una educación. El contraste entre el chisporroteo del fuego donde manipulan las sobras del pescado llegado de la fabrica y el enorme ruido provocado por las turbinas de los inmensos aviones que surcan ese mismo cielo, es tremendo. Para colmo de males, estos aeropuertos son usados como puerta de entrada de armamento para países en conflictos bélicos como el Congo, Liberia o Sudan entre otros. Los aviones que aterrizan llegan o cargados de armas o simplemente vacios y se marchan con un cargamento de filetes de Perca del Nilo para el consumo de los europeos que, por supuesto, nada saben de lo que en aquel lugar del mundo está ocurriendo realmente.

AFRICALa gente del lago Victoria en Tanzania padece claramente del lado negativo de la globalización. Los cientos de nativos que trabajan con un salario pésimo en la fábrica de pescado no cuentan con una política social básica que les proporcione estabilidad (Dumping social). La revolución tecnológica permite llevar aviones de gran tonelaje a cualquier parte del planeta. Los niveles de producción crecen y junto a ello los del comercio, la capacidad de las industrias y las finanzas. Las empresas transnacionales tienen el poder y sus efectos negativos repercuten en los países menos desarrollados.

“La revolución científica- tecnológica demuestra que en realidad se está  provocando un crecimiento de las desigualdades en el mundo” – Jeffrey Sachs.

Tanzania padece hambre y tiene un difícil futuro por delante pero eso no le parece importar al comercio internacional. Cuando el lago Victoria deje de dar sus frutos se buscaran otro rincón en el planeta en el que invertir para seguir enriqueciéndose a costa del débil. Así lo harán mientras no haya nadie que gobierne la globalización.Ramón Santos 2015.

Video relacionado: