Historias de playa

 Ramón Santos

¿Dónde y cómo nacen las casetas de playa?

La tendencia de ir a la playa comienza a extenderse por Europa en los siglos XVIII y XIX desde Inglaterra. Ya por aquel entonces existía la visita a balnearios como fuentes de salud y bienestar para el cuerpo y para el alma por parte de las clases acomodadas. Las visitas y paseos por la playa nacen como ampliación a esas terapias naturales. Y de ser una costumbre dirigida a la salud especialmente, fue convirtiéndose también en un modo de hacer vida social.

Poco a poco van surgiendo elementos que facilitan las estancias en la playa. Se instalan casetas para poderse cambiar de ropa sin ser observados, se construyen paseos marítimos desde los que contemplar las puestas de sol en el mar… El turismo tal como lo conocemos hoy estaba aún muy lejos.

Obra de Ernest Ange Duez
En la foto: Obra de Ernest Ange Duez – “Madre e hija en la playa” (1885) Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

En el siglo XVIII los ingleses comienzan con el uso de la playa y entre otros elementos relacionados, crean las llamadas “máquinas de baño”. En realidad no eran sino casetas instaladas en carros tirados por animales. Los tímidos bañistas (recordemos que en aquella época estaba mal visto mostrar el cuerpo) eran transportados hasta la misma orilla y allí podían llevar a cabo sus baños saludables sin ser observados por miradas curiosas.

Anuncios