Un, dos, tres: Informar, formar y entretener

La cultura y la diversión deben ir unidas

Ramón Santos

Es curioso comprobar cómo este país vive a base de los dimes y diretes de temas como los tuits de Trump, el interminable debate sobre Cataluña, el mundo del fútbol y sus futbolistas, las salidas y entradas de famosetes y también el programa OT. Todo esto sin olvidar que: ¡¡ha nevado!! Como si fuera una novedad. Estamos en invierno… lo novedoso (y terrible) sería que tenemos 30 grados a la sombra por estas fechas. Y sin embargo vemos eternos espacios dedicados a la climatología en las distintas cadenas. Llega una determinada hora en la que, al hacer zapping (cambio de canal aleatorio y/o continuado) nos encontramos con la misma imagen del mapa del tiempo. Lo último, darle nombre a las borrascas como si fueran ciclones.
Pero no es el caso del espacio dedicado al tiempo meteorológico que vamos a tener los próximos días lo que me anima a escribir estas líneas. En todo este panorama televisivo no olvidemos, destaca sin duda el entretenimiento, el circo, lo sensacionalista. Y es que es más fácil dejarse llevar por los temas que no nos causen dolor de cabeza. Comprendo que es necesario ese desahogo después de los ajetreos diarios que nos da la vida, pero también echo de menos que los medios no se preocupen en buscar formulas más culturales que nos hagan pensar y opinar. Programas como Ahora caigo, Pasa Palabra, La Ruleta de la suerte o Saber y Ganar, son claros ejemplos de buenas prácticas en este sentido. Informar, formar y entretener. Ahí está la clave.
Debo destacar que la idea de crear modelos fusionando cultura y entretenimiento no es nueva. Recuerdo cuando en este país solo existían dos canales de televisión y en uno de ellos ofrecían un programa que era la estrella indiscutible. Me refiero a aquel concurso cuyo nombre era, Un, dos, tres. La formula ya funcionaba entonces y lo sigue haciendo ahora. La mezcla entre cultura y entretenimiento. Da igual si las proporciones no son equitativas.
Sin embargo a mí personalmente nada me enseñan programas como Cámbiame, Las Kardashian, Mujeres y Hombres y Viceversa, Sálvame, o Gran Hermano entre otros. No estoy hablando de tener que quitar ningún programa, el abanico de posibilidades debe estar abierto, pero sí hablo de ampliar más la oferta con dosis de contenido cultural unido a lo ameno.
Los americanos, que en esto de la televisión y el espectáculo nos llevan años luz, usan este tipo de norma en sus contenidos. Un ejemplo lo tenemos en el programa americano La casa de empeños. Puede que el guion de sus personajes ya este preestablecido, seguro que hay intereses publicitarios de por medio, pero es un programa cuyo contenido nos da entretenimiento y cultura a la vez, pues todos los objetos que aparecen tienen una descripción histórica añadida. Lo contrario que hace otro programa semejante, también americano, llamado Empeños a lo bestia donde solo vemos momentos de tensión entre compradores y vendedores, puro espectáculo. Repito, cultura y diversión, pueden y deben ir de la mano.
Declaro abierto el debate…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.