Évole 1 – Puigdemont Ø

“Soy yo el que está de espaldas a la puerta, si ve que se abre y entra la Guardia Civil avíseme que yo no lo veo”

De esta forma comienza Évole su entrevista al principal representante del independentismo catalán, Carles Puigdemont. Poco tardará en hacer acto de presencia el primer encuentro verbal entre entrevistador y entrevistado.

J. Évole: “Campaña del no, no hay… ¿Usted garantiza a los ciudadanos que en los colegios electorales una vez se cierren, las urnas estén llenas de votos, se empiecen a contar, que allí halla actores que no sean solo del sí, que estén mirando para comprobar que el recuento se está haciendo bien, que hay garantías?”

La tónica queda bien marcada desde el inicio de la conversación. En realidad es de lo que se trata, es lo que el público espera. En el curso de la entrevista el periodista hace incluso uso de metáforas y aprovecha la tradición pastelera de la familia del entrevistado para preguntar. De esta sale mejor parado, a pesar de la comparativa de las acciones políticas con un cruasán, pero no lo hace tanto cuando se le pregunta que si el referéndum no se realizará tiene planteado Puigdemont hacer una declaración unilateral de independencia. La tensión va creciendo en la entrevista.

“Hemos intentado que aquí estuviese el gobierno representado y que el dialogo pudiese ser más plural”. Dice J. Évole. Fue el momento en el que el periodista echa en falta que alguien del gobierno hubiera estado también presente en la mesa para poder debatir.

No cabe duda de que toda España centra su atención en el día 1 de octubre, especialmente lo espera con el miedo a que la violencia sea la predominante durante la jornada. En este sentido sale a relucir la cuestión:

J. Évole: “Empieza a haber mucha gente en Cataluña que cuando habla en la calle, entre las familias, hay una frase que se repite y se dice que esto va a acabará mal… ¿Usted en algún momento no ha pensado: vamos a rebajar la tensión?”. Puigdemont responde y afirma que sería una rendición y por tanto lo descarta totalmente. La consigna parece ser seguir hacia adelante pase lo que pase.

Ante el tema de apoyos para la independencia Évole propone otras soluciones, otros caminos:

J. Évole: “Yo le planteo otro (camino) posible […] el haber tenido una mayoría más cualificada después de las últimas elecciones del 27 de septiembre de 2015”.

El periodista echa mano en varias ocasiones a la hemeroteca y expone fragmentos de audios con imágenes. Uno de ellos es con relación a la retirada de urnas en 2014 cuando varias entidades convocaron en Cataluña un referéndum sobre temas sociales que fueron retiradas por los Mossos. Évole traslada la misma situación al domingo 1-O. A lo que Puigdemont responde con una evasiva argumentado que se trata de una cosa bien distinta en esta ocasión.

Hasta el final de la entrevista Évole Mantiene el factor sorpresa en su entrevista y cuestionario y le pregunta a Puigdemont si está a favor del actual referéndum convocado en Kurdistán a lo que el entrevistado afirma estar de acuerdo. Sin embargo Évole le recuerda que el mismo Puigdemont voto un no en 2014 por el mismo asunto.

Precisamente este ha sido a la postre, uno de los momentos más comentados en la red por los medios en general. En el periódico digital. Por ejemplo, en elplural.com tachan de “trampa” el instante.

[…] Desde el PDeCAT, su diputado nacional Ferran Bel ha criticado a Évole por querer “hacerle la trampa al presidente” y de hacerle una pregunta sin contexto como “un truco muy fácil”.
“Convergència propuso diferentes enmiendas para que se reconociera el derecho a decidir de los diferentes pueblos del mundo y no se admitió”, “no se votó porque no se admitieron las enmiendas”, ha recordado Bel en una entrevista en Al Rojo Vivo.[…]

El periódico digital libertaddigital.com anuncia que “Évole se ensañan con Puigdemont”y sobre el momento señalado el artículo dice:
[…] Ese minuto televisivo fue letal para el procés, porque lo despoja de la poca credibilidad que le quedaba incluso desde el punto de vista de los independentistas más convencidos. El principal impulsor de la independencia, a cuyo reclamo acudían hasta los profesores de la ESO con todos sus niños convenientemente disfrazados, resulta que es, además de una nulidad política, un hipócrita redomado. […]
Son solo dos muestras en red de las repercusiones en los medios. Évole culmina la entrevista con la misma propuesta argumental sobre la posibilidad de que Puigdemont pueda ser detenido en los próximos días por las Fuerzas de Seguridad del Estado Español.

El presidente de la Generalidad de Cataluña debió haber seguido la primera intención que tuvo unos días antes cuando se le propuso realizar la entrevista, y esta era la de no ir, pero al final fue y el resultado fue este.

Cuando termino de escribir esto, estamos a un día del 1-O. He visto presentar urnas opacas, gente encerrada en colegios con niños y líderes políticos catalanes cerrando campañas independentistas. La obsesión no tiene límites y para nada importa llevar a un pueblo hacia el abismo y peor aún: dividirlo. Si para algunos este país daba pena ahora les debe dar también miedo.

Ramón Santos

Evole-Puigdemont
Entrevistado y entrevistador
Anuncios