El ojo de la historia

Ramón Santos

¿Hasta que punto pueden influir las fotografías y los medios de comunicación en las relaciones internacionales?

El periodismo gráfico al igual que el periodismo escrito pueden llegar a ser dos armas muy importantes para contar historia -que lo son en esencia- pero también para cambiar las cosas en el panorama político y social. En el ámbito de la fotografía todo comenzó con la Guerra de Crimea en el siglo XIX (1852-1856) que enfrentó a Rusia con Francia, Reino Unido y Turquía. De allí saldrán los primeros testimonios gráficos del conflicto.

carol-szathmari-ii

Después llegará la Guerra Civil en Estados Unidos, la Revolución Mexicana, la Guerra Civil española, las dos Guerras Mundiales y la Guerra del Vietnam. En todos y cada uno de esos conflictos bélicos la fotografía de guerra ha sido un factor decisivo en las relaciones internacionales.

Recordemos a autoras como Susan Sontag que nos hace reflexionar sobre ello mediante su libro “Ante el dolor de los demás” (Regarding the pain of others) de 2003. En este trabajo literario Susan nos plantea una importante pregunta: ¿Cómo afecta el espectáculo del sufrimiento de los otros a través de los medios de comunicación? Podéis leer mi artículo sobre ello en este enlace del blog: Susan Sontag.

Las primeras incursiones en dejar testimonios gráficos bélicos interesantes fueron durante la guerra de Secesión de Estados Unidos. Se permitía la publicación de fotografías con las víctimas de las batallas. Se justificaban ante la premisa de que “la cámara era el ojo de la historia”. Se tenía un concepto claro de que había que dejar constancia de aquellos bélicos encuentros y la fotografía era un buen aliado para hacerlo.

The harvest of death
A Harvest of Death. Gettysburg. Timothy O’Sullivan

Pero la fotografía puede ser manipulada, amañada… hábiles fotógrafos tenían el arte del retoque fotográfico y empezaron a “cambiar la realidad”. Un ejemplo de aquella época lo tenemos en fotografías como The Valley of the shadow of death. Dirt road in ravine scattered with cannoballs donde el fotógrafo en su laboratorio hizo posible cambiar la imagen colocando varias bolas de cañón sobre el camino cuando en realidad solo había bolas al borde del mismo en la fotografía original.

valley_of_the_shadow_of_death
Original
fenton_the-valley-of-the-shadow-of-death_1855
Retocada

Existen otros ejemplos…

La cámara del fotógrafo Capa que capta el momento justo en el que un soldado republicano de la Guerra Civil española de 1936 es abatido por un disparo del enemigo. Esta fotografía ha tenido su polémica incluida relacionada con la veracidad de la misma. ¿Manipuló Capa el instante para ofrecer una imagen de impacto?

The Failling Soldier

Otro ejemplo de manipulación fotográfica lo encontramos en el levantamiento de la bandera norteamericana por parte de unos soldados en la colina de Iwo Jima en 1945. Al final se decidió cambiar en el proceso fotográfico la bandera original por una más grande para recordar quienes habían vencido.

The Raising of the Flag on Iwo Jima
The Raising of the Flag on Iwo Jima. Joseph John Rosenthal, II Guerra Mundial.

Sin embargo a partir de la guerra de Vietnam los reporteros gráficos ya no son partidarios de cambios en las imágenes captadas. Tienen la conciencia de querer ofrecer al mundo la pura realidad de la guerra. Sin trucajes, sin el empleo de ninguna manipulación en el papel de la fotografía.

Aquí uno de los ejemplos más claros quizás lo encontramos en la fotografía en la que aparece la famosa niña que corre junto a un grupo de niños espantada y totalmente abrasada por el bombardeo de napalm en una carretera de Saigón en 1972. No hay lugar para posar, todo es real y cruel. La fotografía consiguió ser premio Pullitzer en 1973.

Children Fleeing an American Napalm Strike
Children Fleeing an American Napalm Strike. Huynh Cong Ut.
Anuncios

Un Nobel merecido para Dylan

Los Premios Nobel amplían horizontes con Bob Dylan

Ramón Santos

Me llama la atención que una vez conocida la noticia de que a Bob Dylan se le había concedido el Premio Nobel de Literatura de inmediato comienzan a surgir comentarios al respecto. Y lo más llamativo quizás, al menos para mí, se produce una especie de debate en si es merecido o no. Al margen de lo que yo pueda opinar sobre el asunto, de lo que sí estoy totalmente seguro es que  Dylan pasa olímpicamente de todo. El está por encima, es un rebelde como ya lo demostró en 1965 en el Festival de Folk de Newport donde  sin pensarlo dos veces salió al escenario con una guitarra eléctrica junto a The Butterfield Blues Band. Una parte del público, atónito, le abucheó. Desde aquel momento ya nada sería igual en la música y especialmente en el Folk que comenzó su camino hacia lo que sería el Folk-Rock. Y de paso a aquel músico se le comenzó a mirar de otra manera.

newport65

Pero no solo eso. Bob Dylan fue influencia clara en las siguientes generaciones de músicos y en la suya propia aportando una nueva dimensión a través de sus letras. Hasta entonces la mayoría de las canciones no hablaban de temas profundos, sociales, política, etc. La poesía urbana de Dylan se extendió.

Influenciado por cantautores como Woody Guthrie y Pete Seeger, entre otros, Bob Dylan, cuyo verdadero nombre es Robert Allen Zimmerman como ya sabréis, emprendió un largo camino que le ha llevado hasta este instante en su vida profesional en el que es proclamado merecedor de un premio tan notable como lo es el de Nobel de Literatura. Quizás, ¿Por qué no?, este galardón se lo haya dedicado el cantautor y poeta estadounidense a aquellos compositores y músicos de los que tanto aprendió.

bob-siluetaIncansable, Dylan sigue hoy trabajando en la música, creando, descubriendo y compartiendo pero también protestando, buscando la libertad, contando verdades. Amén de varios premios Grammy, un Oscar a la mejor canción en la película “Wonder Boys”, su entrada en el Rock and Roll Hall of Fame en 1988, y otros premios diversos como el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2007, no hace mucho, en 2012 se le concedió otro premio en su país, la Medalla Presidencial de la Libertad. En definitiva, Bob Dylan es sin duda, un personaje significativo y relevante no solo en la música y la cultura en general, sino que también lo es en nuestra sociedad.

Solo por todo esto, y al margen de opiniones, discusiones y debates no cabe la menor duda de que estamos ante una figura significativa e indispensable para entender la cultura y la contracultura de nuestro tiempo. Una aventura que Bob comenzó en Estados Unidos y que luego se extendería por todo el planeta. Una revolución en toda regla. Felicidades Dylan.

Os dejo además una serie de fragmentos de otros artículos relacionados:

“Es una victoria histórica del rock’n’roll y es también un reconocimiento glorioso a un oficio y al tipo que prácticamente se inventó este oficio. Nos cambió la vida a algunos cuando escuchamos. Like a Rolling Stone por primera vez. Ya sabes, no entendíamos lo que decía, pero sabíamos que tenía que ver con nosotros. Nadie ha contado los grandes cambios del siglo XX a través de las canciones como Dylan”. Quique González – EL PAÍS

“Con su voz cavernosa, traje oscuro, camisa gris y elegancia hasta en el gesto más pequeño, Cohen, de 82 años, dedicó unas cariñosas palabras a Bob Dylan, flamante premio Nobel de Literatura y con el que comparte el lugar más alto en la admirada lista de cantautores que surgieron en los años 60”. – “Para mí, (que Dylan vaya a recibir el Nobel) es como poner una medalla al monte Everest por ser la montaña más alta (del mundo)”. David Villafranca –LA RAZÓN

“Si la Academia ha pretendido quitarle la solemnidad a la literatura, me apunto a eso. Si ese es el mensaje, el mensaje es bueno, porque significa que la poesía no ha muerto, que tal vez ya no haya que buscarla en un soneto sino en una canción. El rock iluminó el mundo. Eso lo venía haciendo la literatura. La gran novela americana no está en los posmodernos novelistas americanos, sino en la discografía completa de gentes como Bob Dylan o Lou Reed”. Manuel Vilas – ABC

“Dylan es en cierta forma la enciclopedia viviente de los tiempos que le ha tocado vivir. Unos tiempos que no se plasman en libros, sino en discos. […] Dylan ha sido escogido por la Academia y eso es bueno para la Academia. Al menos reconocen que la voz de una era igual no está entre sus paredes”. J.M. Costa – eldiario.es

bob-dylan-israel-644x362