Los discos de nuestras vidas…

A la pregunta: ¿Cuál es el disco que jamás olvidareis por ser de los primeros en llegar a vuestras vidas? Yo respondí que para mí personalmente es sin duda “Wish you were here” de los Pink Floyd.

Lo tengo por supuesto en vinilo, con su carpeta pintarraqueada como era de costumbre cuando recibíamos de regalo o por compra directa propia de un Lp. Quizás fuera para “marcar” de alguna manera el ejemplar adquirido o tal vez simplemente por esnobismo, lo cierto es que todos los Lps tienen seguro esa identificación que los hace si cabe, mas auténticos, únicos, irrepetibles sea del artista y género que sea.

El tema central es significativo. Muchos, la mayoría, afirman que se trata de una letra escrita a propósito para dedicársela al que fuera líder y pionero en la creación de la banda, Syd Barret. Problemas mentales le llevaron a desaparecer del panorama musical y sus compañeros le brindaron este digamos, homenaje.

Traducir las letras de los Pink Floyd fue durante un tiempo para mí, una especie de obsesión. Saber que contaban aquellos músicos en sus canciones me intrigaba. Cuando empecé torpemente a traducirles me encontré con un montón de frases sin significado. Y es que su psicodelia les llevaba a ello, a contenidos de poesía abstracta. El tema que nos ocupa, “Wish you were here” culmina de esta manera:

“Como deseo que estuvieras aquí

Somos simplemente dos almas perdidas, nadando en una misma pecera, años, tras año.

Corriendo por el mismo viejo suelo

¿Qué has encontrado?

Los mismos miedos de siempre

Deseo que estuvieras aquí”

pinkfloyd-lps

RS2016

Anuncios